Testimoniales en Amuay: “Escuchamos tres explosiones seguidas pensamos que era un avión “ - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

lunes, 27 de agosto de 2012

Testimoniales en Amuay: “Escuchamos tres explosiones seguidas pensamos que era un avión “

Prensa. Notifalcón. com. El dolor en los rostros de las 121 familias que lo perdieron todo a causa de la explosión en la refinería de Amuay (CRP) ocurrida la noche del sábado, se acentúa cada vez más, cuando poco a poco asimilan la realidad que enlutó al pueblo paraguanero. Mujeres embarazadas, ancianos y niños que residen en el sector La Pastora, al frente de la planta refinadora, quedaron a la interperie luego que la onda expansiva del estallido logrará dejar sus casas en completas ruinas.

Algunos dan gracias a Dios porque aún permanecen vivos, otros lloran al ver sus hogares convertidos en escombros mientras recogen la vestimenta que pudieron salvar en medio de la devastación. Amarilis Ramos,  relata como a la 1:10 de la madruga de ayer, pudieron escuchar tres explosiones seguidas, una tras otra, pero fue en la tercera que retumbaron las paredes, explotaron vidrios y se cayó el techo de su habitación que quedó sostenido por un cable de electricidad.

 ”Nosotros pensábamos que se había caído un avión, pero escuchamos la tercera explosión y ahí supimos que se trataba de la refinería”, detalló. La mujer quien reside en una casa donde viven 18 personas entre ellos, cinco niños, recuerda con dolor que su hija de tres meses estaba durmiendo en un corral y pensó que el techo se iba a desprender completamente.

Su esposo, Osber Polanco, expresó que a esa hora, en medio de la confusión salieron desnudos de sus casas agarraron sus carros y salieron para la ciudad de Coro. El hombre, mientas saca los pedazos de asbesto de la habitación asegura que no desea vivir más en el lugar. Es así como siguen viéndose las caras de la tragedia en Amuay, dolor que los aferra a la esperanza de que las autoridades municipales, gubernamentales y nacionales cumplan con sus promesas de reconstruir las viviendas que dejaron a centenares de personas sin un techo seguro.