GuidePedia

Prensa. venezuelaawareness.com
“¿Venezolano? ¿vas a pedir asilo?” Estas son las preguntas más comunes que suelen escuchar los nacidos en el país suramericano, una vez que tocan suelo en los Estados Unidos. Interrogantes que, además, las acompaña el mismo argumento: pedir asilo es barato, fácil y rápido, como si se hablara de un producto o del slogan de una campaña publicitaria. Así es “la solución” que se le vende a quienes quieren mantenerse de forma legal en Norteamérica.

Nada más alejado de la realidad. El asilo es una medida humanitaria reconocida en el derecho internacional, pero que, en la práctica, se ha convertido en la principal opción migratoria de muchos venezolanos que, huyendo de la crisis, buscan nuevas oportunidades en Estados Unidos.

Las cifras más recientes publicadas por el Pew Research Center de Washington revela que de los 225 mil inmigrantes legales venezolanos registrados en Estados Unidos, se han recibido alrededor de 10.221 solicitudes de asilo de ciudadanos de ese país entre octubre de 2015 y junio de 2016. El número indica un alza de 168% en comparación a las 3.810 del año anterior.

p1030037-1024x683Otros estudios calculan en 15 mil las solicitudes de asilo e incluyen la llamada “emigración forzada o forzosa”descritas en el libro La Voz de la diáspora, coordinado por el sociólogo venezolano Tomás Páez, y que se refiere no solo al tema político sino a quienes se ven obligados a dejar Venezuela para recibir tratamiento médico.

¿Pero cuántas de estas solicitudes de asilo serán aprobadas en el futuro? Los riesgos de una masiva deportación en los próximos cuatro años crecen a medida que aumentan las peticiones erradas en migración, apuntan los especialistas en el tema.

“Antes de la ola de inmigrantes de 2014 la aprobación de asilos para los venezolanos registraba 55% en la vía administrativa y 30% en las cortes, por lo que el índice general de aprobación estaba entre 75 a 80%. Con este aumento en las solicitudes bajamos a 35% de aceptación”, precisa Patricia Andrade, directora de la ONG Venezuela Awareness Foundation.

¿La razón? De acuerdo con Andrade son la cantidad de “asilos mal hechos que están aumentando los casos de fraude” ante el departamento de migración.

“La gente piensa que conseguirse a alguien, que tiene un amigo funcionario, y pagar para fabricar un expediente, los va ayudar. La realidad es que pasa todo lo contrario”.

Pero la desesperación y el deseo de quedarse, de forma legal, lleva a tomar decisiones erradas y optar por un asilo que muy difícilmente será aprobado en el futuro, agrega Andrade, quien también es activista de derechos humanos.

“La base del asilo esdemostrar que la persona está en riesgo y sufre persecución. Cuando ocurre por opinión política sí, pero alegar las condiciones generales de un país como desabastecimiento, delincuencia, desempleo, inflación, escasez, crisis hospitalaria, corrupción,no aplican para solicitarlo”.

Daniel Thomann, abogado especializado en migración, deportaciones y asilos, coincide en que “muchas de las solicitudes que se están presentando”, en la actualidad, se han hecho “de manera incorrecta. Lo que lleva a muchas personas a pedir asilo cuando tal vez no lo amerita”, precisa.

Bajo las leyes estadounidenses, el asilo es personalizado, es decir, se otorga de manera puntual e individual a un ciudadano extranjero. Para que la medida sea aprobada debe demostrar, con veracidad, que la persona corre peligro por pertenecer a una determinada religión, raza o un grupo social en específico, a través de documentos o cualquier tipo deevidencias que respalden el caso.

Quiénes no aplican al asilo

Existen excepciones. Por ejemplo, el que usted haya sido víctima de violencia en su país de origen, no significa que pueda solicitar asilo o que su petición sea aprobada por migración, enfatizan ambos especialistas.

“Depende del detalle de cada individuo. Una persona que fue a una manifestación, donde fue agredida no quiere decir que sea perseguida directamente, sino que es un hecho general en el que cualquier otro manifestante hubiera podido ser atacado igualmente”, indica Thomman, expresidente de la asociación internacional de leyes.

Te creo, pero no…
El abogado Daniel Thomann, autor del blog inmigracionenserio, no duda de que exista un aspecto discrecionalpor parte del funcionario de migración, al momento de evaluar cada solicitud de asilo.

“Si yo le digo, por ejemplo, que en el lugar donde vivo todos los lunes pasa el ‘Gobierno’ y matan al que conteste la puerta, sin importar quien sea, migración le puede creer y hasta pensar que es terrible. Pero eso no implica que la persona califica por asilo, ya que deja claro que no lo matan porque se trata de alguien en particular, sino porque fue víctima de una violencia indiscriminada. Por lo tanto, no se trata de la cantidad de violencia sino del tipo de violencia que estas sufriendo y que es determinante al evaluar el amparo que se da para tener el asilo”.

Antes esto existe una línea muy delgada cuando el solicitante de asilo alega como riesgo a la vida, situaciones asociadas a la criminalidad como, por ejemplo, el sicariato, expresa Andrade.

NOTA COMPLETA:
http://www.venezuelaawareness.com/2016/09/advierten-aumento-de-deportaciones-de-venezolanos-ante-asilos-fraudulentos/
 
Top