GuidePedia

Crónica. ALJER
Especial para Senderos de Apure.net. ALJER
Sharly Otoniel Ceballos Borjas. Médico guasdualitense, nace el 05 de agosto del año 1990. Proveniente de un hogar cristiano conformado por Ramón María Ceballos (albañil), hombre de gran valor, nobleza y humildad, conocido en  la localidad como “don Ramón”  (el experto en la elaboración de los famosos  quesos de mano),  y por la señora Mirian Borjas de Ceballos (Ley 56), mecanógrafa, caracterizada por ser una mujer virtuosa, luchadora de los derechos humanos y promotora de la paz en la región. La crianza de este joven y promisorio galeno, se desarrolla bajo los principios cristianos, como el amor al prójimo; el esfuerzo, la constancia, el sacrificio y la superación como persona.

Inicio de Lucha
Su lucha de vida empieza desde muy temprano. Con tan solo 2 meses de nacido las adversidades empiezan a llegar. Víctima de una grave infección es diagnosticada por la parte médica con poquísimas probabilidades de vida. Sin embargo, la fe cristiana de sus padres hace eco en Elohim Yave, y logra vencer este primer trance.

Infancia
Su infancia transcurre en un vecindario rural llamado Pueblo Viejo,  Sector Curitero. En una humilde casa de zinc, tablas y piso de tierra, un entorno sin lujos, pero con un agradable ambiente familiar y una hermandad entre todos los vecinos. Sus primeros pasos cristianos transcurren en la iglesia SALEM, donde asiste a uno de los programas de enseñanza bíblica infantil más destacados a nivel internacional como lo es O.A.N.S.A. Mas tarde la familia decide congregarse en la Iglesia Cuadrangular, la cual actualmente es su casa espiritual. Su participación ha sido activa en las diferentes actividades llevadas a cabo en la congregación.

Actividades Escolares y Académicas
Inicia sus actividades escolares a partir de los 04 años de edad en el kínder de la Escuela Estadal Concentrada Pueblo Viejo (hoy día Saúl Roa). En esta etapa, se destaca por su inteligencia y conducta; a sus 05 años es promovido al primer grado, culminando su etapa de educación básica con excelentes calificaciones y buenas referencias de sus docentes. Su bachillerato lo realiza en el Colegio Adventista Mariscal Sucre, en  donde se le inculca y fortalecen los valores y principios basados en la Biblia. Importante es mencionar que durante la secundaria siempre ocupa los primeros lugares en el cuadro de honor.

En este periodo de escolaridad, se le observa su pasión por obtener una carrera de mucha dedicación y esfuerzo. En sus planes estaban la medicina, el derecho y la ingeniera en petróleo, aunque sus inclinaciones eran más fuertes hacia la profesión hipocrática, tal vez determinada por su espíritu sensible y solidario con el prójimo. Una vez graduado de bachiller en ciencias en el año 2006, comienza la búsqueda por iniciar su tan anhelada carrera universitaria. Logra obtener una beca para estudios en el exterior por parte del Ministerio de Educación, en la ELAM (Escuela Latinoamericana de Medicina), prestigiosa universidad a nivel mundial. Fueron muchos los obstáculos para acceder a esta institución, desde comentarios negativos hasta documentos a legalizar para salir del país, no obstante la perseverancia vence lo que la dicha no alcanza, para ese año se aperturaron 100 becas a nivel nacional; solo para el estado Apure eran 04, de Guasdualito quedaron seleccionados 06 personas, para deliberar con unas estrictas y exigentes pruebas en la capital del estado a los merecedores de las becas. A nivel estatal fueron asignados alrededor de 50 personas para competir por las plazas, al final seleccionaron 02 masculinos y 02 femeninas, entre los cuales Sharly Otoniel fue uno de los merecedores de esta gran oportunidad de estudio con tan solo 17 años de edad.

Desde este momento, su vida daría un rumbo diferente al que estaba acostumbrado: deja a su familia, ciudad, costumbres y  nación, para un choque transcultural en un país caribeño. En su nueva casa de estudio cursan estudiantes de 127 países de los diferentes continentes. Esta universidad fue creada para jóvenes de bajos recursos que anhelan superarse y ser médicos de ciencia y conciencia, que lleven salud al necesitado dando servicios de calidad y eficiencia, pero sobre todo con el humanismo que se aprende a lo largo de esta carrera.

El camino no fue tan fácil, la calidad de educación era superior y la adaptación le fue difícil, pero el deseo de superación lo mantuvo al nivel de la exigencia. Los  casi 07 años de estudio no fueron en vano, y el 8 de julio del 2015 obtiene su tan anhelado título como Doctor en Medicina, siendo el mejor de su promoción. Además, en esta etapa hubo espacio para el amor donde  conoció a su pareja la Dra. Susy Zuniga, ginecóloga, hondureña, con la que contrae matrimonio el 15 de enero del 2015, una historia que merece otro espacio para ser contada.

Actividad Profesional
Culminada su etapa universitaria, regresa al país para revalidar su título y ejercer su profesión. Obtiene la reválida el 11 de diciembre de 2015 ante la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Centrales Rómulo Gallegos (UNERG), a través de los resultados obtenidos en su proyecto de grado con la máxima calificación y el rendimiento durante los 06 meses de prueba en el internado rotatorio en la ciudad de San Fernando de Apure. Se  le confiere el título de Médico Cirujano. La satisfacción es grande, un sueño que no solo fue personal, sino un logro alcanzado por todos los que aportaron bendiciones en su trayectoria, padres, familiares y amigos. Que mantuvieron siempre la esperanza de verlo todo un profesional.

El novel médico, motivado por brindar sus servicios y conocimientos a la gente de su pueblo, gestiona sin obtener respuesta positiva una plaza laboral en el principal centro de salud. Sin embargo, su mística no decae y acepta una oferta para trabajar en las comunidades indígenas del Estado Amazonas. No desaprovecha la oportunidad y decide empezar su joven carrera en esa maravillosa tierra ancestral.  En el 2005 decide lanzarse a una aventura única que le permite entrarse a su primera experiencia con pueblos originarios específicamente en  la comunidad de los WARAOS (Tucupita, Estado Delta Amacuro), por medio de la Escuela Misionera Internacional (EMI) de la Federación de Iglesias Cuadrangulares. Diez años después se adentra en otro extremo del país, a donde nace el majestuoso Rio Orinoco (estado Amazonas). Recibe distintos tipos de comentarios, los cuales no hacen cambiar su decisión; esa es  la virtud que lo caracteriza ser arriesgado, valiente y esforzado. Son convocados 23 médicos, que en el transcurso de las inducciones de las características únicas del Estado Amazonas: su ubicación, geografía, comunidades, y otros factores. Solo  de 11 médicos se arriesgan a las condiciones de este reto.

Aplicando las enseñanzas obtenidas y con gran determinación acepta la misión de atender a sus hermanos indígenas. Se le ubica en el Municipio del Alto Orinoco, en el sector de La Sierra de Parima, una cadena montañosa que divide las cuencas de los ríos Orinoco y Amazonas, muy distinta al extenso llano al que acostumbraba observar; un lugar alejado de la ciudad, de lujos y comodidades, donde el medio de transporte es por avión o helicóptero, con 02 horas de vuelo, situado en la frontera con Brasil en la gran selva amazónica. Sharly empieza su loable labor, ganándose el aprecio total de quienes empiezan a conocer al Médico Apureño de La Selva.

Sus experiencias médicas son vividas en la comunidad aborigen Yanomami, zona natural protegida en donde solo personal autorizado ingresa bajo fuerte custodia militar. Esta región indígena es la  más antiguas de Venezuela. La etnia es una de las más interesantes del continente por su riqueza de cultura y la pureza intacta de sus genes. Sharly afirma: “es un privilegio ser el médico de esta zona, nunca me imaginé estar en un territorio de esta magnitud con un gran contexto cultural e histórico”. Experiencia que comparte con el también  médico Juan Moreno proveniente del estado Bolívar, egresado de la ELAM.

A este joven médico le ha tocado experimentar gran parte de la cultura YANOMAMI, según sus propias palabras refiere: “me encuentro encargado de 09 sectores en La Cordillera de Parima(Amazonas) cada una con diferentes comunidades que se agrupan por “Shabonos”, que es la residencia (por lo general) hecha de palma y barro, que forma una especie de circulo, construidas en altas colinas y cerca de ríos, constituidos por varias familias en el interior de la selva,  donde  conviven delimitando sus áreas con un fogón, colgando chinchorros alrededor de este, formando una especie de triangulo.

Todo se desarrolla alrededor de estos fogones, esta cercanía les permite calentarse, alejar las plagas y la facilidad de cocinar sus alimentos cerca, su alimentación se basa mucho en frutas como el gapu, de un sabor muy peculiar que para ser comestible necesita estar una semana en agua, y vegetales como la yuca, el ocumo, plátano y la cacería de animales silvestres, todo esto asado. Motivado a esto el refiere que estos habitantes no registran en la data de su consultorio enfermedades crónicas no transmisibles, como la hipertensión y  la diabetes, no padecen de enfermedades  que causen trastornos renales. La mayoría llegan a la consulta por las enfermedades transmisibles (trastornos respiratorios y gastrointestinales), traumas y mordedura de serpientes. Tienen un estilo único de vestirse, arreglarse, y cortarse el cabello propio de los aborígenes. Es arduo el trabajo que realiza este llanero galeno guasdualitense en esas tierras prodigiosas de riquezas naturales y de historia ancestral”.


Sharly Otoniel Ceballos Borjas, así como muchos otros jóvenes guasdualitenses, es un orgullo de nuestro pueblo; su historia apenas comienza, la está escribiendo con mística y dedicación, no por arte de magia, sino por el sacrificio y  constancia para lograr sus objetivos.  Esta historia no termina aquí, solo está empezando, esperamos conocer más de este humilde hijo del Alto Apure, que camina día a día los senderos de las colinas de la gigantesca selva amazónica.
 
Top