GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
“Con profundo dolor”, la Diócesis de San Cristóbal informó el lunes por la tarde el fallecimiento de monseñor Vicente Rivera Mora, a los 83 años de edad, “luego de un prolongado transcurso de su enfermedad ofrecido al Señor”, indica el comunicado en el que señala que durante su vida sacerdotal sirvió fielmente a Dios en la Iglesia del Táchira, en diversas comunidades.

Los restos mortales de monseñor Rivera Mora están en capilla ardiente en la Basílica Nuestra Señora de la Consolación en Táriba desde este  martes, a las nueve de la mañana, cuando el templo permaneció abierto, incluso durante la noche, para su velación.

La misa exequial será celebrada hoy miércoles, 12 de octubre, a las ocho de la mañana, y luego recibirá cristiana sepultura en el Cementerio Metropolitano de San Cristóbal, indicaron fuentes de la Diócesis de San Cristóbal.

Monseñor Rivera Mora nació el ocho de agosto de 1933, en Rubio, e ingresó al Seminario Santo Tomás de Aquino, en Palmira, en 1945, donde estudió humanidades, filosofía y teología y fue ordenado sacerdote el nueve de junio de 1957 en la catedral de Sa Cristóbal.

Monseñor Rivera Mora, quien recibió la mención honorífica del Vaticano como “Capellán de  honor del Papa”, también fue profesor de latín y francés y durante varios años formó en esa materia a los estudiantes de Humanidades del liceo Manuel Díaz Rodríguez, de San Antonio del Táchira, donde primero fue vicario y luego párroco, entre otras jurisdicciones eclesiásticas, de la Catedral de San Cristóbal y de l Basílica Nuestra Señora de la Consolación de Táriba.

Entre otras labores pastorales, destacan que fue vicario de las parroquias San Juan Bautista, en La Ermita, y Nuestra Señora del Carmen, en La Concordia, municipio San Cristóbal; de Santa Ana, municipio Córdoba; San Antonio de Padua, Pregonero.

Asimismo, fue párroco en las parroquias San Pablo Apóstol de Coloncito, además de San Antonio del Táchira, la Basílica y la Catedral. También fue capellán del Hospital Central de San Cristóbal y del Liceo Militar Jáuregui en La Grita.
Quienes conocieron a monseñor Rivera, lo recuerdan como amante del hábito talar o sotana.

Monseñor Mario del Valle Moronta Rodríguez, obispo de la Diócesis, junto a su presbiterio, expresó su condolencia a los familiares, amigos y conocidos del sacerdote fallecido, que con gran carisma sacerdotal ofreció su vida a la evangelización de esta Iglesia local. “Dios lo reciba en la plenitud del banquete eterno”, manifestó el prelado. (MSV)

 
Top