GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com.
Un vigilante privado que fungía como portero en una tasca de Santa Ana del Táchira,  municipio Córdoba, fue asesinado por un criminal, con el que tuvo un altercado porque este  no le permitía entrar al local sin antes revisar el contenido de un bolso que llevaba consigo, donde efectivamente ocultaba el arma con que lo mató.

La víctima respondía al nombre de Edixon Javier Ortega Laguado, de 38 años de edad, residenciado en el sector Avenida de Santa Ana, expolicía regional del estado Miranda, quien tenía trabajando cerca de un año como portero del local denominado “Licores y Festejos Leidy”, en la calle 8 entre carreras 4 y 5.

Según contaron, el crimen ocurrió aproximadamente a la una de la madrugada de este domingo, cuando el responsable del hecho, de quien no se conocen mayores detalles, llegó al  lugar en compañía de una dama e ingresaron sin ningún problema, por cuanto en ese momento no llevaba ningún bolso.

Dijeron que, minutos después, el hombre salió, se dirigió a la  motocicleta en la que había llegado con la mujer, sacó un bolso y se lo colocó “terciado”. Al intentar nuevamente ingresar a la tasca, halló la resistencia de Ortega Laguado, que siguiendo la normativa de la empresa le pidió que exhibiera lo que llevaba, acción a la que el desconocido se negó.

Luego de una corta discusión, Ortega le habría dicho que si no accedía no le permitiría entrar, y la reacción del hombre fue sacar del bolso un arma de fuego, con la que disparó a la cabeza de la víctima, a la altura de un ojo, matándola en el acto. Junto con la mujer, el sujeto subió a la motocicleta y huyó, sin que hasta el momento haya alguna pista sobre su identidad o paradero.

Familiares del vigilante manifestaron su pesar y rechazo por tan absurda muerte; incluso indicaron que era un hombre tan apreciado entre los amigos y clientes de la tasca, que algunos comenzaron a llorar al salir a la entrada del local y hallar su cadáver.

“Era un hombre bueno, trabajador y honesto, que no merecía morir de esa manera. En Santa Ana lo conocía mucha gente y le tenían gran aprecio, precisamente por esa forma de ser, una buena persona. Tenía 20 años casado con una hija del dueño de la tasca donde trabajaba, y dejó dos hijos, de 19  y 5 años de edad. Esperemos que se haga justicia”, dijo un pariente.

De hecho, vecinos de Santa Ana que conocieron del homicidio criticaron que mientras los delincuentes armados se movilizan libremente por todo el municipio Córdoba, la prohibición de porte de armas para la población civil e incluso para el gremio de vigilantes  privados, facilita que ocurran sucesos como estos que enlutan familias.

Asesinado en Naranjales
De otro homicidio, en jurisdicción del Táchira, se conoció este domingo, a las 2 de la madrugada, en la zona sur del estado, aunque no se revelaron las circunstancias en la cuales ocurrió.

A la víctima la identificaron como Anderson Jhoan Delgado Vanegas, de 23 años de edad, cuyo hallazgo del cadáver lo hicieron en  la vía  principal de Naranjales, municipio Fernández Feo.

Al momento que las autoridades llegaron al sitio para verificar la información de un supuesto homicidio en ese lugar, le apreciaron cuatro balazos, y no fue sino horas después cuando su familia lo identificó, pues en la escena del crimen no se halló ninguna documentación.

 
Top