GuidePedia

Prensa Inces
Con un contenido diversificado que abarca nueve de los quince motores de la economía nacional, el Programa Penitenciario “Luisa Cáceres de Arismendi” (LCA) que adelanta el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces) en internados judiciales, planificó, y cumple, con la capacitación, en algún oficio útil, de 953 privados de libertad para brindarles oportunidades al momento de su definitiva reinserción o reintegración social.

Se trata de una ardua tarea que precisa de mucha constancia para ayudar a esta población, incluso a combatir el ocio que se genera en esos recintos abriendo luces a las esperanzas de estas personas. La actividad se genera exactamente en establecimientos penitenciarios, casas de abrigo para menores en conflicto con la ley, que ahora están sin familia, centros de tratamiento comunitario socialista (pernocta), centro de procesados militares, internamiento policial, residencias supervisadas y centros terapéuticos socialistas de la Fundación Negra Hipólita, donde no están retenidos, pero son ciudadanos en condición de vulnerabilidad.

Charly Contreras, privado de libertad en el Internado judicial de Trujillo dice sentirse muy agradecido por este esfuerzo de la institución que los aleja del ocio y “nos permite tener la cabeza ocupada”. Por su parte, Danetzi Herrera, instalada en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (Inof) en Los Teques, agradece la oportunidad de aprender un oficio que “bien puede serme útil al salir de estas paredes”.

Los motores pulsados por el Inces y solicitados por los participantes son: Agroalimentario, Industria, Economía Social y Socialista, Telecomunicaciones e Informática, Turismo Nacional e Internacional, Construcción, Minería y Forestal. En cuanto a los cursos destacan: Cultivos Organopónicos, Huerto Familiar, Confección de Lencería, Elaboración de Bolsos y Morrales, Panadería y Electricidad del Automóvil, entre otros. Adicionalmente se dicta el curso de Nuevo Modelo de Gestión.

Vale recordar que la comunidad penitenciaria goza de la Ley de Redención Judicial de la Pena por el Trabajo y el Estudio, donde se destaca que podrán redimir su pena por esta razón; tomando un día de reclusión menos por cada dos (2) de trabajo o de estudio, asumiendo que estas actividades serán voluntarias y podrán realizarse en el interior o en el exterior del establecimiento, de acuerdo con las previsiones de las ley. Todo ello considerando que estudio y trabajo son procedimientos idóneos para la rehabilitación del privado.

Valga decir que hasta el presente han culminado su formación 602 personas y ya para diciembre se habrá completado la cifra anteriormente dicha de 953. Recordemos que el Programa Penitenciario del INCES "Luisa Cáceres de Arismendi", fue creado el 16 de junio del año 2003 y tiene por objeto contribuir con el desarrollo socioproductivo del país y a la construcción de la mujer y hombre nuevos, a través de una formación liberadora, crítica e integral mediante diferentes áreas del conocimiento para el desarrollo de las redes productivas en las comunidades, entidades de trabajo públicas y privadas y sobre todo, promoviendo la inclusión social de esta población. 

(IR) Prensa Inces sede
 
Top