GuidePedia

Prensa.  efectococuyo.com.
Cariaco está de luto. La masacre de nueve personas el 11 de noviembre en el sector El Porvenir, donde mataron a seis miembros de la familia Rodríguez y tres de sus allegados, no solo dejó a este grupo sin sus seres queridos, sino que es fiel reflejo de la impunidad que reina en este pueblo pesquero del municipio Ribero.

Esta zona desde hace tres años es asediada por la delincuencia sin que hasta ahora los organismos gubernamentales hayan escuchado el llanto de madres y esposas, ni mucho menos de niños, quienes se han quedado sin padres producto de la violencia que los azota.

El exalcalde y dirigente del lugar, Miguel Vásquez, quien gobernó entre 1996 y 2000, aporta un número que hasta el 11 de noviembre eran una estadística más: 62 personas han sido asesinadas este año en Ribero; entre las muertes violentas resalta el homicidio del productor agrícola y dirigente del oficialismo Alexis Guerra, a quien le dispararon el 14 de agosto en la finca El Arenal, que era de su propiedad.

Guerra era presidente del Consejo Campesino de Cañicultores del municipio Ribero, y un fiel defensor de la actividad agrícola y del sistema de riego de Cariaco, hoy venido a menos por la misma delincuencia y la falta de políticas que incentiven la producción en este sector.

A su muerte, como ocurrió en El Porvenir, los agricultores junto a transportistas y motorizados, se sumaron a una protesta que incluyó el cierre de la troncal 9, en el puente sobre el río Carinuaco. Lo hicieron en dos oportunidades, el 16 de agosto y después el 24, en demanda de mayor seguridad. Y aunque la policía regional capturó a dos implicados, los homicidios continuaron.

Triple homicidio
Cuenta Emma Marcano que el 30 de octubre dos de sus mejores amigos cayeron asesinados a manos de un grupo de cinco hombres, quienes con el mismo modus operandi y con vehículos similares a los utilizados en El Porvenir, asesinaron a los hermanos Jorge Luis Bermúdez Chirino (23) y Freddy José Bermúdez Chirino (26), quienes cayeron con otro joven, Robert Andrés Rivas Velásquez (21).

“Ellos estaban tomando con mi hermano, quien decidió irse a la casa, pero ellos le dijeron que iban a dar una vuelta. Cuando pasaron por la plaza vieron que unos hombres estaban golpeando a un muchacho y se acercaron para ver que ocurría; por desgracia esos hombres se los llevaron. Primero les quemaron la moto y mataron de un disparo en la cabeza a Freddy. A Jorge lo golpearon hasta que se cansaron y llegaron a una fiesta de dónde sacaron al otro muchacho y también los mataron pero en el sector Amanita”, dice Marcano a Efecto Cocuyo.

Este triple homicidio ocurrió en Santa María de Cariaco, parroquia del municipio Ribero, a unos 40 minutos de Cariaco en la zona sur de esta localidad. La testigo relata que por el caso no hay detenidos, aunque también se habla de que los cinco hombres armados que no eran del pueblo y llegaron al sector Las Vegas en un carro modelo Aveo y una camioneta. Unos 15 días antes de este triple homicidio, a Jorge Bermúdez lo llevaron detenido en el marco de la Operación Liberación del Pueblo (OLP), y después –según Marcano- de darle un golpiza, lo dejaron en libertad, porque no tenía antecedentes penales.

“Después de que mataron a Jorge y Freddy había un toque de queda en Las Vegas. Esas mismas personas vinieron al pueblo y amenazaron a todo el mundo, diciendo que si denunciaban iban a seguir matando gente inocente. Su familia no quiso denunciar lo ocurrido por esta misma razón y todavía no hay personas detenidas por el homicidio”, relata Marcano.

El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol afirmó este viernes 25 de noviembre, desde Cumaná, que en El Porvenir actuaron cinco efectivos del Comando Antiextorsión y Secuestro (Conas) de la Guardia Nacional Bolivariana. Todos están detenidos y fueron presentados en el Circuito Judicial del estado Sucre.

Se trata del teniente Aldo Rafael Del Naza Mambel Gallegos y los sargentos César Rafael Fuentes Patiño, Moisés Fernando Zamora Tezara, Anthony Rafael Ramos Rondón y Robert Bastidas Salcedo.

El funcionario añadió que los homicidios en Sucre han aumentado 36% en el año 2016 si se compara con el 2015; y aunque no dio cifras exactas, afirmó que los lugares donde mayor índice delictivo se reporta es en los municipios Bermúdez, cuya capital es Carúpano, y Sucre, la capital del estado y asiento de los poderes públicos, en Cumaná.

En un boletín de prensa, el Ministerio Público informa que los detenidos fueron imputados por homicidio intencional por el asesinato de los hermanos Carlos y Luis Cabello; de la familia Rodríguez: Luis Bernardino y su papá Luis José Rodríguez, así como, Jackson, Javier y Jesús Rodríguez. Además de Eduardo Vallejo y Miguel Acosta.

Otros delitos que les calificaron fue agavillamiento, uso indebido de arma orgánica y robo agravado. Todos quedaron recluidos en la comandancia general de la Policía del Estado Sucre en Cumaná.

Asamblea sin autoridades
Para Vásquez, lo que ocurre en el municipio lo habían anticipado en una asamblea de ciudadanos, que convocaron el 20 de octubre y a la que asistieron productores, representantes de la Cámara de Comercio y los concejales, casi 400 personas. A pesar de que enviaron cartas y propuestas al gobernador, el juez rector, ONA, Zodi, Defensoría del Pueblo y demás organismos, no fueron escuchados y los dejaron embarcados en Cariaco.

“Aquí hemos hecho de todo, varios paros cívicos, el cierre de la carretera y no fue hasta ahora con la masacre que vinieron las autoridades. Le hicimos llegar un documento al gobernador, al juez rector y demás instituciones, les propusimos no solo rescatar la sede de la policía sino que haya coordinación policial porque tenemos cuatro alcabalas en cada entrada del municipio y siguen ocurriendo crímenes. Lo que ocurrió en El Porvenir es la crónica de una muerte anunciada, porque si hubiesen atendido nuestra reunión quizá esto no pasaba”, dice Vásquez.

Critica además que el día jueves, después de la reunión con el mayor general Antonio Benavides Torres, les hayan ofrecido más luminarias para el alumbrado público en El Porvenir, bolsas Clap e instalar un nuevo puesto de la guardia, e incluso indemnizar a la familia Rodríguez.

“Aquí se dice que habrá justicia. Ya hay cinco detenidos pero no se dice el móvil, por qué mataron a esos vecinos, a esa gente indefensa que estaba en el frente de su casa conversando y celebrando. Aquí tiene que darse una lucha a fondo contra la violencia, que pasa por el desarme de la población, la aplicación de programas de formación en valores y que se instale aquí una oficina del Ministerio Público y otra del Cicpc, porque al ser una zona equidistante con Carúpano, Cumaná, Caripe y Maturín, hay mucha gente que hace fechorías en otros lugares y aquí vienen a esconderse”, advierte Vásquez.

Para el exalcalde la familia Rodríguez pagó un precio muy alto para que se den cambios y sean tomados en cuenta en Ribero. No obstante, cree que son paños de agua caliente porque no atacarán el fondo del problema y continuará la violencia, ante la falta de una política de Estado para frenar la delincuencia. Mientras tanto, el luto sigue, el miedo se incuba en los residentes y la justicia camina a pasos lentos, con más interrogantes que respuestas.

Foto: Francisco Matheus
http://efectococuyo.com/principales/cinco-funcionarios-del-conas-detenidos-por-masacre-en-el-porvenir-cariaco
 
Top