GuidePedia

Prensa. Proyecto Venezuela.
Proyecto Venezuela, organización comprometida con los valores del sistema democrático manifiesta – en defensa de los derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional- su firme rechazo a los acuerdos hasta ahora anunciados por la Mesa de Negociación entre el PSUV y cuatro partidos que se han arrogado la conducción política de la Oposición, acuerdos que corren a espaldas de un pueblo que sufre inmensas penurias, y dejan cuestionablemente a un lado los acuerdos que, tras producirse la ruptura del hilo constitucional y en defensa del estado de derecho, fueron votados unánimemente por la Asamblea Nacional el pasado 23 de octubre.

Nuestras diferencias con la misión “dialogante”, como factor autónomo, separado y distinto a la alianza opositora, son de fondo, y también de forma. De fondo, porque lejos de abordar la materia fundamental que llevó a la ruptura del hilo constitucional, cuál habría llevado a exigir el restablecimiento del derecho a votar, se ha dedicado a tratar materias periféricas, sin siquiera explorar fórmulas alternas o complementarias para subsanar la flagrante violación señalada.

Diferencias también de forma, porque la representación que se ha arrogado el derecho de representar al mundo opositor, y representa una anchísima mayoría de la población nacional, lejos de negociar entendimientos justos en materias subsidiarias, ha venido cediendo -sin obtener nada a cambio- lo poco con que la Oposición ha contado.

En ese orden de cosas, la comisión “dialogante”:
1. Ha aceptado repetir la elección del estado Amazonas, reconociendo un fraude que nunca existió, tanto así que el CNE, organismo controlado por el régimen, proclamó en su momento y sin reserva alguna la elección de los ganadores.

2. Ha renunciado de hecho, al aceptar lo anterior, a la mayoría de 2/3 de la Asamblea Nacional, mayoría calificada que fue votada por el pueblo venezolano, cediéndole al régimen (al perderse tal mayoría), el derecho de designar uno de los dos rectores que deberán ser electos para reemplazar las dos rectoras salientes del CNE. Este hecho le dará continuidad a la representación desigual que ha venido prevaleciendo en ese órgano rector.

3. Ha aceptado de manera tácita -pero sin duda escandalosa- que el sabotaje ha sido un factor coadyuvante de la espantosa crisis humanitaria provocada por acciones, negligencia y corrupción del propio régimen.

4. Ha señalado que los presos políticos son simples “detenidos”, haciéndole el juego a la perversa política represiva del régimen presidido por Nicolás Maduro.

5. Ha omitido mención de los desterrados, y de otros venezolanos, víctimas por igual de una política de persecución selectiva, aplicada a venezolanos a quienes se les niega la posibilidad bien a vivir en el país, bien a tener pasaporte venezolano, bien a viajar al exterior.

6. Ha obviado un pronunciamiento claro en relación a la necesidad de asistir a venezolanos de todos los estratos sociales, duramente afectados por crisis humanitaria que sacude los cimientos de la sociedad venezolana.

Proyecto Venezuela, consciente del rechazo general que han generado los acuerdos anunciados, afectando de paso el buen nombre de El Vaticano, cuyo representante acompaña de buena fe las discusiones, exige la urgente convocatoria de un encuentro de todos los factores que conforman la alianza democrática, cuya unidad ha sido seriamente resquebrajada, para evaluar la situación y decidir sobre el curso a seguir.

Asimismo, reitera Proyecto Venezuela, su compromiso de continuar propiciando un proceso de cambio democrático, capaz de devolverle al venezolano el derecho a alimentación, a la vida, a la seguridad personal, el derecho progresar y a actuar libremente, de acuerdo a los preceptos contenidos en la Constitución Nacional, y en las leyes de la República.
 
Top