GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
Aumentos unilaterales aplicaron varias líneas de transporte interurbano en el estado Táchira, sin haber recibido autorización de nadie, pues no hay Gaceta Oficial ni orden de ninguna alcaldía, menos de consejos comunales ni del Sindicato de Transporte, sólo se aduce por parte de los conductores la inflación y el alto costo de mantenimiento de las unidades. “Es por la carestía que estamos haciendo estos ajustes”, dijeron.

En vista de que a través de llamadas telefónicas a la redacción de Diario La Nación, algunos  viajeros estaban alertando sobre aumentos “exagerados” que se habían aplicado desde la semana anterior para algunos municipios, se acudió al terminal de pasajeros de La Concordia, donde extrañamente, pasajeros consultados más bien se molestaban por la pregunta sobre el aumento de los pasajes, una total indiferencia a pesar de que en el fondo sabían que estaban afectando el bolsillo y su economía diaria.

En el lugar se detectó, por ejemplo, como para La Grita, el pasaje, que costaba 1.800 bolívares, lo subieron a 2.700;  para Pregonero, de 2.000 bolívares subió a 4.500; para San José de Bolívar, de 2.000 lo subieron a 2.700 bolívares; a Queniquea de 2.000 a 2.700 bolívares. Para San Antonio se mantuvo en 600 bolívares; al igual que para Rubio, en 280 bolívares.

Sin autorización, ni Gaceta
El aumento era unilateral. Algunas líneas tomaron bajo su propia responsabilidad hacer dichos ajustes y otras se mantuvieron. Se consultó a la gerencia de algunas empresas y a pesar de responder a regañadientes, malhumorados, pidiendo que se fuera mejor a preguntar por los precios del mercado, decían: “Por ahí hay una Gaceta”, pero nadie la tenía ni la enseñaba.

En  la gerencia del terminal de pasajeros se confirmó que nadie había autorizado dichos aumentos, porque aunque se decía que algunas alcaldías lo habían hecho, nadie tenía nada por escrito y mucho menos –como algunos conductores dijeron- tenían autorización de consejos comunales.

Se consultó vía telefónica a Germán Duarte, presidente del Sindicato de Trasporte del Táchira, aclarando -de manera responsable- que “el Sindicato no autoriza aumento de pasaje, esa es una potestad de las alcaldías. Nosotros estamos pendientes de la solicitud que hicimos para el incremento a partir del primero de abril, para lo cual esperamos la Gaceta. Creo que ese incremento fue unilateral, algunas sí y otras no, eso es responsabilidad de las líneas”.

Indiferencia de pasajeros
Cundo se creía que los más afectados eran los viajeros a los distintos municipios, no se consiguió a nadie en el terminal de pasajeros que quisiera hablar sobre el tema, todos –quizás por el clima frío- se negaban a responder y algunos hasta de manera grosera respondían –mostrando indiferencia total- que todo estaba caro y, “qué le vamos a hacer, hay que pagarlo para poder viajar”.

Ángel Aguilar comentó: “Viajo todos los días a Queniquea y prefiero pagar 2.700 bolívares antes que venirme en mi carro”. José Otilio, respondió que “eso es culpa de Maduro que está acabando con todo”. Ana Briceño: “¡Mijo! Es que todo está caro”. Gloria: “Por favor no me haga foto, eso no me interesa”. Beatriz: “Mi hijo tiene una buseta y está accidentada desde hace cuatro meses porque no hay repuestos, y los que se consiguen son caros. Entonces, ¿qué más pueden hacer las líneas?”.

Hablan los conductores
El espinoso tema del incremento el pasaje en las líneas interurbanas, parece que es para algunos conductores caso de poca conversación con la prensa. Sin embargo, se insistió para lograr que unos pocos dijeran sus inquietudes.

Robert Pulido, de la línea San José de Bolívar, dijo que un caucho para su buseta le sale en un millón 200 mil bolívares, un filtro 80 mil bolívares y para ponerle frenos se gastan un millón 500 mil bolívares.

Alfonso Pérez, José Durán y José Vargas, resaltaron que para Pregonero por ejemplo, un juego de cauchos por el mal estado de la vía les dura tres meses y “nosotros  hemos escuchado a pasajeros que prefieren venirse en la buseta que en sus propios carros porque son cuatro y cinco horas que se tarda uno para hacer el viaje a Pregonero, porque la carretera es un desastre”.

También dijeron que algunas alcaldías y consejos comunales están de acuerdo con el aumento, además que: “La gente lo está pagando sin protestar porque saben que tenemos razón con esta carestía e inflación desbordante y el alto costo para mantener las unidades”.

 
Top