GuidePedia

Prensa. Senderos de Apure.net.
Senderos de Apure.net recibió vía email el discurso completo del Contralor de la Alcaldía Distrital del Alto Apure, Andres Luciano Lara, quien  presentó su informe de gestión  del año pasado esta semana en la población de  Guasdualito. De cual,  citaremos en su totalidad.

Ciudadanos:
Presidente y demás miembros del Cabildo Distrital del Alto Apure.
Autoridades presentes.
Medios de Comunicación.
Funcionarios Distritales y en especial a los Funcionarios de la Contraloría Distrital.
Pueblo del Alto Apure en general….

Ante todo debo expresarles mi saludo solidario y comprometido con la causa justa y con el bienestar distrital, o como lo dice nuestra constitución con “El Estado Social de Derecho y de Justicia”. Estoy  consciente que las personas que nos encontramos acá (me refiero  sobre todo a los dependientes del distrito), lo hacemos con gran sacrifico, pues no es nada fácil tener que cumplir con las funciones que nos manda la Ley, bajo las condiciones actuales (sin salarios regulares desde hace más de dos años, con una situación de merma económica catastrófica, con una inflación galopante, con múltiples necesidades personales y situaciones médicas críticas entre otros. Sólo en la contraloría Distrital tenemos varios casos, no quiero ni imaginarme como será en el resto de las instituciones), es por ello que ante todo, debo agradecerles el inmenso esfuerzo y sobre todo su atención.

Esta ocasión debería ser la oportunidad idónea para presentar los resultados de las actuaciones fiscales del ejercicio fiscal 2016 conforme al mandato legal señalado en la LOPPM y al igual que en la LOCGRSNCF, no obstante a ello y como es bien conocido por todos, el año pasado, al igual que el año antes pasado, prácticamente no se laboró en las instituciones distritales. Sin embargo, solo alcanzamos a culminar la auditoria de Recursos Humanos practicada en la Alcaldía, cuyo alcance exhaustivo debió ser modificado ante las carencias económicas que imposibilitaron la correcta y oportuna verificación de los procesos evaluados.

Así las cosas, considero que el punto central de la siguiente exposición debe versar sobre la situación laboral, administrativa  y financiera del Distrito, la identificación de las posibles  causas y sobre todo las consecuencias de lo que hasta ahora ha sucedido en el Alto Apure  en los últimos tres años. En ese sentido debemos hacer una breve reseña de lo que hemos observado desde el año 2013  hasta la actualidad.  Cuando asumí el cargo en agosto de 2013, ya los empleados de la Contraloría Distrital tenían dos meses sin cobrar salarios, ello sin contar que carecían de recursos para cubrir otros conceptos laborales como bono de alimentación, bonos vacacionales, aguinaldos, uniformes, pago de primas,  capacitación, entre otros y ellos al igual que el resto de los trabajadores del distrito, ello nos hacía dependientes de los créditos adicionales que el gobierno nacional acordase discrecionalmente para cubrir esos déficits, crédito adicional que llegó en el mes de septiembre si mal no recuerdo y se puedo culminar el año en sana paz, recuerdo que en ese momento el equipo político del Alcalde tenía mayoría parlamentaria en el cabildo distrital (siendo los mismos concejales que están ahora), lo que le garantizó que los trámites burocráticos se realizaran con facilidad.

Para el año siguiente,  la Contraloría Distrital del Alto Apure, realizó una programación de actividades (POA) cuya vinculación con el gasto se plasmó en el proyecto de presupuesto presentado a la Alcaldía, proyecto que solo serviría de papel de reciclaje para la planificación local, pues en ese oportunidad al igual que en los años sucesivos (2015, 2016 y 2017) no fue tomada en cuenta la propuesta, sino que diseñaron el presupuesto de manera arbitraria y sin planificación alguna, tal como lo ha venido señalando la Contraloría General de la República y la Contraloría Distrital en diferentes ocasiones  a través de las actuaciones fiscales, por lo que los recursos aprobados para éste órgano a todas luces han venido siendo insuficientes. Es por ello que en reiteradas oportunidades nos hemos planteado: ¿Es simple arrogancia administrativa, ignorancia de la Ley, soberbia política o  es que obedece a una estrategia para mantener débil a la institución y así evitar una evaluación exhaustiva y correcta a la Alcaldía y demás órganos Distritales? Más adelante les señalaré mi parecer…

Ahora bien, el tema  central siempre versará sobre el punto de la suficiencia de recursos para cumplir los fines de las  instituciones, pues si contáramos con la logística necesaria para trabajar, el tema principal giraría en torno al cumplimiento de competencias y la verificación de los diferentes procesos administrativos y presupuestarios del Distrito, pero no es así. Hemos realizado un esfuerzo importante en tratar de formar con las uñas a un cuerpo de auditores capacitados y se nos hace imposible, pues cuando estamos adelantando el proceso de formación, cada uno de nosotros nos tropezamos con las tragedias familiares de necesidad de comida, servicios y atender temas de salud, solo por mencionar algunos aspectos urgentes, y terminan desertando del trabajo para ir a “rebuscarse como pueden” en todas partes, hasta en el vecino país o que de diga alguien de los que estamos aquí si les ha sido ajena esa situación. En fin las carencias económicas púes…

Ahora, ¿A qué se deben esas carencias económicas? ¿Será que las demás Alcaldías y Gobernaciones estarían igual? Eso es lo que nos han vendido pero no es así, indudablemente que la crisis económica nos ha afectado a todos por igual, pero no es lo mismo contar con recursos insuficientes que no contar con ninguno, evidentemente que el gobierno nacional con su manera de planificar el gasto, con los aumentos salariales decretados de forma progresiva al igual que la creciente inflación,  hacen dependientes a todas las instituciones del país del envío de recursos adicionales para poder funcionar. No obstante a ello, debemos recordar que la situación del Distrito es especial, pues tenemos un mecanismo de financiación que aun cuando tiene características particulares, posee un mecanismo cierto y preciso para su materialización, es decir, aun cuando los recursos no provienen  de la misma fuente de donde provienen los recursos de otras alcaldías y gobernaciones (situado constitucional), el mecanismo utilizado para el pago del subsidio especial si debe ser similar, y por supuesto que el monto que debería asignarse también está determinado en un instrumento normativo que ha debido hacerse valer (Artículo 23 de la Ley que Crea el Distrito Especial del Alto Apure, en adelante LCDEAA o Ley 56). En resumen de cuentas, la mayoría de los problemas del Distrito obedecen al no cumplimiento de las Leyes de la República, sin que ello justifique otras desavenencias.

Sin embargo así llegamos al año 2015  con un presupuesto diezmado, con créditos presupuestarios que solo alcanzaron para cubrir Cinco (5) meses de salarios sin aumentos y con una merma considerable en gastos de funcionamiento, allí empezamos a sentir los verdaderos efectos del problema que hasta ahora poco se habían manifestado de manera tan evidente, pues llegamos al mes de diciembre sin cobrar sueldos, menos aguinaldos y demás derechos, materializándose lo que a mi modo de ver constituye una verdadera aberración jurídica, cuando el Ministerio de Finanza en lugar de aprobar los recursos adicionales para el pago de las insuficiencias del distrito, procedió a pagar directamente  en marzo del año siguiente a través de la ONAPRE los compromisos salariales de los trabajadores Distritales, aberración que para pesar nuestro fue promovida y aplaudida por algunos funcionarios elegidos por este mismo pueblo.  Pero si eso ya se consideraba grave, aún no había llegado lo peor, pues para el año 2016, el  Ministerio decidió de manera unilateral e injustificada no bajar los dozavos de Ley al Distrito (me refiero a que no existe ningún argumento jurídico válido, acto administrativo o judicial que justifique la no entrega de dichos recursos), es decir, pasamos de la insuficiencia a la inexistencia, precisamente en el año en que la inflación y la escasez en Venezuela fue la monstruosa de la historia, evidentemente que este acto endemoniado necesariamente debía  resultar de la conspiración de seres diabólicos, no puede llamárseles de otra forma…

Fueron miles las personas afectadas, fueron miles los hogares que se destruyeron a causa de la crisis y debacle económica de los trabajadores del Distrito, fueron muchos los enfermos que no tuvieron atención médica porque sus familias no tuvieron como trasladarlos oportunamente hacia los centros hospitalarios que de por si no tienen insumos, han sido muchas las veces que en las familias del Distrito se ha vivido la escena de no poder mandar a sus hijos a la escuela porque no tienen zapatos ni uniforme, muchas  veces los padres han dejado de comer para que los chamos coman, nuestras familias ya no saben lo que es un fin de semana en el parque porque ni para las cotufas tienen, menos hablar de vacaciones o tras formas de recreación que solo le están permitidas a los neo burgueses. En fin, estamos en un proceso de exclusión social en el país que “invierte más en Socialismo”,  no es poca cosa lo que está pasando, han sido muchos e irreversibles los daños causados… No sé si eso  es socialismo, por lo menos para mi concepto es todo lo contrario.

Ya a lo material y cuantitativo corresponde evaluar los daños que aún no han sido determinados en su totalidad, pero que si pueden ser identificados. Probablemente quienes  promovieron, apoyaron y aplaudieron estas medidas no tenían idea de la magnitud del problema, o peor aún pudiese pensar que los sorprendieron en su buena fe. Hablemos de los efectos en primer lugar:
1. Dos años de inoperatividad funcional, no hablemos de las áreas de contrataciones porque esas merecen un estudio separado, hablemos de funcionarios que deben acudir regularmente a sus sitios de trabajo a cumplir con los planes operativos de las instituciones, programas, proyectos, capacitación, atención a las comunidades, elaboración de ordenanzas, atención de problemas, sustanciación de denuncias etc. (Dos años perdidos, dos años sin cumplimiento de objetivos y metas).

2.Anarquización del aparato administrativo: producto de la irregularidad de los procesos llevados a cabo, en este momento las instituciones distritales ni siquiera tienen certeza de cómo hacer los cierres presupuestarios que debieron haberse realizado el 31 de enero de este año, no conocen a ciencia cierta cuál es la deuda que poseen con sus trabajadores y  fondos de terceros y menos aún como realizarán los asientos contables de las deudas financieras que contrajeron en el ejercicio fiscal próximo pasado.  No comprenden como harán para pagar a proveedores, propietarios de inmuebles alquilados y prestadores de servicios, en cuyas partidas presupuestarias tenían créditos disponibles pero que nunca les llegó la disponibilidad financiera.  Solo por citar un ejemplo de los efectos causados, imagínense la realización de trámites de invalidez y pensiones por incapacidad que debemos tramitar ante el IVSS no estando solventes y que por  el rumbo que vamos jamás lo estaremos; que será del futuro de las cajas de ahorros de los empleados, tomando en cuenta que debieron hacerse las retenciones de ley al  igual que el BANAVIH, TESORERIA NACIONAL, SENIAT etc.   De igual manera no sabemos cuáles fueron los criterios legales utilizados como base de cálculos de los pagos realizados por la ONAPRE; ¿quién pagará nuestras prestaciones sociales?; ¿cuánto debemos pagar de ISLR tomando en cuenta que las bonificaciones no son base de cálculo para el pago del impuesto?

3.Desmotivación generalizada de la masa laboral del Distrito, incredulidad y desapego al proyecto Bolivariano, carencia absoluta de identificación entre los ciudadanos del Distrito y los funcionarios públicos.

4.Merma económica considerable de todos los habitantes de Distrito, pero sobre todo los funcionarios dependientes (claro de quienes dependemos de un salario.

5.Eso sin meternos en otros aspectos individuales como la merma del desarrollo físico e intelectual de los  hijos de  familias dependientes del distrito.
6.En fin, muchas otras consecuencias que pudiésemos pasar horas enumerando….

Estas circunstancias y hechos  que han sido denunciados públicamente en más de una oportunidad,  constituyen una evidente intención velada de desaparecer al Distrito, no obstante a ello, las autoridades Distritales poco o nada hemos hecho para revertir esa situación entendiendo que cada uno de nosotros tiene una responsabilidad individual, que tarde o temprano será exigida. Obviamente sería descarado de nuestra parte, poner en hombros de los trabajadores la responsabilidad que nos corresponde como servidores públicos, si bien los intereses laborales resultan afectados, no es menos cierto que el interés colectivo, la operatividad institucional y el cumplimiento de objetivos y metas también resulta afectado y ¿a quienes les corresponde tales deberes? Al Alcalde en Primer Lugar, a cada Concejal Distrital, al Procurador o Procuradora, al Contralor, y  a todos y cada uno de los Directores y Gerentes en cada institución del Distrito.

Por esa razón, recientemente los trabajadores de la Contraloría Distrital acudimos a la Contraloría General de la República a denunciar formalmente al Ministerio del Poder Popular para la Economía y finanzas por la retención ilegal de los dozavos, de la misma manera, también denunciamos a la Alcaldía Distrital por el manejo discrecional e  ilegal del proceso presupuestario del distrito, específicamente en lo atinente al presupuesto del órgano de control, en el entendido que hace poco la CGR realizó una auditoría que cubrió ese alcance.

Pero ¿que justifica el no hacer o el hacer muy poco ante una situación tan grave como la que hemos vivido en los últimos años y en mayor grado en los últimos meses? Es la pregunta de las cuarenta mil lochas. Presumo que la mayoría de los pobladores del Alto Apure,  los funcionarios del Distrito y activistas políticos de diferentes tendencias, hemos sido sorprendidos en nuestra buena fe. Tal vez se preguntarán ¿sorprendidos acaso somos unos niños? Pues sí, me atrevo decir que nos sorprendieron, porque de lo contrario estaríamos en presencia del plan más maquiavélico que hemos vivido en los últimos años. A ver les explico: Todos entendimos y pregonamos que de una manera u otra nos encontrábamos en medio de una guerra política entre el  Alcalde y el Gobernador, y lo que ha pasado hasta ahora no es más que la demostración de poder, donde un factor procura la destrucción del otro sin importarle lo que haya en el medio, devastándolo todo sin discriminación alguna,  entendiendo que el Gobernador del Estado Apure tenía la influencia suficiente para asfixiar y acabar con la gestión del Alcalde, por ello impidió que se le otorgaran créditos adicionales al distrito, que bajaran los dozavos, que se participara de manera activa en las políticas sociales que implementa el gobierno nacional etc., para ello siempre contaba con la ayuda de factores locales e incluso algunos de los concejales aquí presentes. Por otro lado, vimos a un Alcalde que fungía como víctima de esos ataques, cuya única actividad fue decir que lo acosaban por ser quien representa las aspiraciones del Estado y que ha sido ungido como próximo gobernador y a ello se debe el ataque, sin que se haya ejercido de manera efectiva los  recursos judiciales y administrativos para hacer valer los derechos del Distrito.

Ahora bien, sin entrar a conocer  los detalles de ese accionar político (porque no nos corresponde),  debemos si, realizar algunas precisiones sobre lo que consideramos es la realidad del Distrito, asumiendo con crudeza los factores determinantes con los que afirmo la tesis planteada. 

Por todos es conocida la suficiente influencia que tiene el gobierno nacional sobre los demás poderes públicos, todos hemos palpado de alguna manera como se hace presión ante el poder judicial, el ministerio público y demás instituciones cuando de tramitar algún aspecto que le interese al gobierno se trata, producto de ello vimos cómo se han realizado auditorías exprés, denuncias públicas ampliamente televisadas realizadas por personas que parecen presentadores de un programa de tv, donde se realizan aseveraciones graves sobre el actuar de tal o cual funcionario entre los cuales me incluyo, y en fin  muchas situaciones, sin que ninguna de ellas haya concluido en una acusación penal o un procedimiento sancionatorio que evidencie y sancione la conducta irregular. ¿Eso no les parece extraño?, ¿no es extraño que se cuente con todo el poder y no se pueda castigar a un funcionario que a su decir es un corrupto? Son dos las vías, o es mentira que sean o seamos  corruptos o estamos en presencia de una macabra negociación.

Así las cosas, el ruido se me hace aún mayor cuando procedemos a realizar la revisión de los aspectos económicos del Distrito, en primer lugar y como punto previo debemos destacar que los diferentes órganos distritales no envían oportunamente la información financiera y presupuestaria a la Contraloría Distrital, información que deberían tenerla elaborada al cierre del ejercicio fiscal y sin embargo a estas alturas todavía no la han elaborado. Por otra parte, Si bien es un hecho notorio que los dozavos no bajan de manera regular desde enero del año pasado, también es cierto que los aportes correspondientes al Fondo de Compensación Interterritorial, es decir el dinero destinado a la ejecución de obras de infraestructura nunca ha fallado, por el contrario, para este ejercicio fiscal se ha aumentado a un monto cercano al presupuesto ordinario (_____), es decir, que en teoría las obras del Distrito nunca se han paralizado…, así mismo fue durante al año 2016 y el año 2015 cuando empezaba la crisis laboral del Distrito. Es decir, mientras no hay dinero para los trabajadores ni el funcionamiento de las instituciones como la nuestra, si hay para contratistas y obras. En ese sentido solo podríamos entender ese proceder si existe una negociación, pues si no hay  dozavos, siempre habrá la excusa de los gobernantes para no hacer el trabajo, por lo tanto la alcaldía estaría liberada de esa carga laboral que ha asumido el gobierno nacional, de igual manera al no haber dozavos las instituciones no pueden operar (jugada que también se ha hecho cuando elaboran los presupuestos insuficientes para la contraloría) y por tanto no son evaluados eficazmente.

Es por ello que públicamente me atrevo a decir, que nos sorprendieron en la buena fe; que nos incluyeron en una pelea de mentira al punto de enemistarnos unos con otros, cuando los intereses afectados son colectivos y sin darnos cuenta que el fondo del asunto es una gran negociación. Si no es así, y si el gobierno regional y nacional tienen tanto poder y a su decir el Alcalde es un corrupto, ¿entonces porque siguen bajando los recursos para obras mientras tienen comiendo cable a los trabajadores y al funcionamiento institucional? ¿Quiénes son los beneficiarios de esos recursos? Ahí les dejo esa interrogante para el análisis, pues lo demás es puro show mediático…

Así pues,  compañeros, camaradas espero que estos ejemplos sirvan de reflexión para nuestro proceder futuro, que entiendan que la conflictividad y el insulto favorece a otros y nos perjudica a nosotros, que el dialogo, la discusión sincera y abierta es el único camino que tenemos para poder solventar esta crisis y retomar la institucionalidad, que el Alto Apure nos pertenece a todos y no a una posición política determinada, que nuestra mejor arma será siempre la palabra respetuosa y el argumento  y no la intolerancia, en fin que es mejor comunicarse que generar un ambiente anárquico que solo conduciría a la lucha violenta entre venezolanos que es lo que buscan  unos para para permanecer en el poder y otros para obtenerlo.
 
Top