GuidePedia

Prensa. ShareAmerica.
En 2014, un coche bomba destruyó el Museo de Arte Islámico de El Cairo, Egipto. Entonces esto sucedió: Los Emiratos Árabes Unidos ayudaron a reconstruir el interior del edificio. El gobierno italiano ayudó a diseñar y comprar nuevas vitrinas, y a capacitar curadores. Los gobiernos de Estados Unidos y Suiza trabajaron con organizaciones locales para reparar la fachada dañada del edificio.

El proyecto de restauración fue supervisado por el ministerio egipcio de antigüedades, y fue llevado a cabo por una coalición de estos y otros países dedicados a preservar la excepcional colección del museo de cerámica, textiles, artesanías de metal, de madera tallada y de artefactos de piedra que datan del siglo VII. Después de tres años de trabajo, el museo ha abierto una vez más sus puertas al público.

El museo, que es el edificio más antiguo construido para exhibir arte islámico, cuenta con más de 102 000 artefactos, entre los que se incluyen varios coranes raros, una llave con incrustaciones de oro para la Kaaba de La Meca y una espada que se cree pertenecía al profeta Mahoma. Expertos en conservación y restauración del Museo de Historia Natural de Washington y del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, junto con expertos de Alemania y Austria, trabajaron con el personal del museo en Egipto para reconstruir la colección.

La explosión rompió las ventanas, dejó marcada la fachada con estilo neomamluk y dañó más de 170 obras de arte, destruyendo diez platos y vasijas de vidrio.  “Considero que la reapertura del museo es extremadamente importante”, dijo Shahinda Karim, profesora de arte islámico de la universidad American University en El Cairo, a la Radio Pública Nacional (NPR) de Estados Unidos. “Pienso que demostrará a la gente que ésta era una de las culturas más avanzadas, y ¿qué mejor para verlo que a través del arte? “.

Las recientemente renovadas galerías exhiben 4400 piezas de arte, cantidad superior a las 1450 que habían estado anteriormente en exhibición. El museo también ha añadido nuevas salas dedicadas a monedas islámicas, manuscritos antiguos y sobre la vida cotidiana de los egipcios durante el período islámico.

En la reapertura, Ahmed El-Shoki, director del museo, señaló que las piezas que fueron “dañadas en la explosión y que han sido restauradas, han sido integrado a las nuevas exhibiciones, pero se distinguen por una etiqueta dorada colocada a su lado”.

Khaled El-Enany, ministro de antigüedades, dijo que la reapertura “personifica la victoria de Egipto contra el terrorismo, su capacidad y voluntad para reparar lo que el terrorismo ha dañado y de oponerse a los intentos terroristas de destruir su patrimonio”.

 
Top