GuidePedia

Opinión. Enrique Aristeguieta Gramcko
La Gran Alianza Nacional, GANA, envió este viernes una carta “con carácter de urgencia” al Dr. Luis Almagro, Secretario General de la OEA, para “para ponerlo al tanto de lo que ocurre dentro de la oposición venezolana y que afecta directamente las gestiones adelantadas por usted para activar la Carta Democrática Interamericana”.

La carta, firmada por Enrique Aristeguieta Gramcko, asegura que: “Siguiendo instrucciones de Cuba, el sector oficial logró infiltrar a la oposición venezolana… Esta operación ha logrado contaminar a factores importantes de los partidos políticos pertenecientes a la MUD, siendo los voceros colaboracionistas más conspicuos –no los únicos– Manuel Rosales, Henry Falcón, Timoteo Zambrano y José Gregorio Correa”.

Según GANA, esto explica que sectores de la oposición hayan planteado el año pasado un diálogo que “no sirvió para solucionar ninguno de los graves problemas por los que atravesamos, sino para postergar la activación de la Carta Democrática”. La Gran Alianza Opositora considera que estos mismos sectores de la oposición están maniobrando para impedir la suspensión de Venezuela de la OEA, “con el fin de comprar tiempo para el régimen y obtener beneficios particulares en detrimento de los venezolanos”.

Finalmente, GANA le pide a Almagro que siga adelante con sus esfuerzos en pro de la democracia en nuestro país y le plantea que “Si la Carta Democrática no se activa y si no se produce un pronto cambio de gobierno, Maduro terminará de destruir a Venezuela y provocará una explosión social sin precedentes, con repercusiones en toda la región”.

Seguidamente, el texto completo de la carta:

Ciudadano
Dr. Luis Almagro Lemes
Secretario General de la OEA
Washington.-

Estimado señor:

Le escribo con carácter de urgencia, en nombre de la Gran Alianza Nacional, GANA, para ponerlo al tanto de lo que ocurre dentro de la oposición venezolana y que afecta directamente las gestiones adelantadas por usted –las cuales agradecemos y acompañamos millones de ciudadanos dentro y fuera de nuestras fronteras– para activar la Carta Democrática Interamericana (CDI) en contra del régimen de Maduro.

Siguiendo instrucciones de Cuba, el sector oficial logró infiltrar a la oposición venezolana al punto que, el año pasado, cuando usted presentó su primer Informe sobre la crisis en nuestro país, la respuesta de factores de la oposición agrupada en la MUD, fue plantear un diálogo que la mayoría sospechábamos que no serviría para solucionar ninguno de los graves problemas por los que atravesamos, sino para postergar la activación de la Carta contra la dictadura imperante en Venezuela. Un año ha transcurrido desde entonces, tiempo en el cual la crisis humanitaria se agravó terriblemente, cobrando miles de vidas: unas por desnutrición, otras por falta de medicamentos y muchas a causa de la criminalidad.

Recientemente, usted presentó su segundo Informe. La respuesta de la Asamblea Nacional fue pedir la activación Artículo 20 de la Carta Democrática (realizar gestiones diplomáticas), en lugar de solicitar, además de lo anterior, la activación del Artículo 21 (suspender a Venezuela de la OEA). Paralelamente, otros voceros opositores se manifestaron abiertamente en contra de la invocación de la Carta, favoreciendo así la continuidad de la dictadura de Maduro, a costa de mayor sufrimiento para nuestro pueblo.

La infiltración de la oposición por parte del oficialismo se produce de variadas formas, pero, sin temor a equivocarme, la vía de la compra de consciencias es la más utilizada. Esta operación ha logrado contaminar a factores y/o personalidades importantes de los partidos políticos pertenecientes a la MUD, siendo los voceros colaboracionistas más conspicuos –no los únicos– Manuel Rosales, Henry Falcón, Timoteo Zambrano y José Gregorio Correa, quienes, al hablar, pretenden hacerlo a nombre de los venezolanos que sufren y padecen los embates de la dictadura, cuando en realidad siguen lineamientos del oficialismo, con el fin de comprar tiempo para el régimen y obtener beneficios particulares en detrimento de los venezolanos. Los planteamientos de estos voceros nada aclaran, sino que, por el contrario, confunden, desmoralizan y dividen, a la vez que acusan de “divisionistas” a quien los señalen.

Aprovecho para comentarle que la situación en nuestro país se vuelve más crítica cada día. A la escasez de alimentos y medicinas, a la destrucción de la infraestructura, a la inflación más alta del mundo y a la inseguridad desbordada, ahora se le suma también la falta de gasolina y de gas. ¡Imagínese usted Dr. Almagro! ¡Un país petrolero donde no hay gasolina! Esos son los resultados del Socialismo del Siglo XXI. Si la Carta Democrática no se activa y si no se produce un pronto cambio de gobierno, Maduro terminará de destruir a Venezuela y provocará una explosión social sin precedentes, con repercusiones en toda la región.

Por eso, respetuosamente me atrevo a solicitarle que siga usted adelante en su importante labor de defender la democracia venezolana y de hacer valer los preceptos de la Carta Democrática Interamericana.

Mucho le agradecería la difusión de esta carta a los señores embajadores acreditados en la OEA, así como a los secretarios de las otras organizaciones multilaterales, entre ellas Unasur y Mercosur, para que hagan caso omiso de las declaraciones e intervenciones de individuos que obvian la realidad venezolana y que pretenden vender, otra vez, la posibilidad de acuerdos diplomáticos que sabemos, no llegarán a nada

Sin más a que hacer referencia, le reitero, como venezolano, nuestro agradecimiento por la histórica gestión que realiza en pro de las libertades, los derechos humanos y la democracia en nuestro país y en toda la región.

Muy atentamente,
Enrique Aristeguieta Gramcko
Presidente de la Gran Alianza Nacional (GANA)

 
Top