GuidePedia

Opinión. Humberto Duarte Marín.
La mama de "Carlos" se aferra a la pipa con la cual aspira y se deja llevar por la nota, su papa está preso desde hace mucho por micro-tráfico de droga cerca del liceo del barrio, Cal-litus como todos le dicen ya es experto en saltar cercas, subir techos y ver que se lleva, se la pasa con un grupito en la cancha sin tableros ni porterías fumando marihuana, su novia "Mauris" desde hace tiempo le entrego su inocencia algunos dicen que está preñada, tiene 15 años, el muchacho todavía 14 .

Según la constitución el menor es responsabilidad del estado, y que es el estado? Según la wikipedia, abreviando es: Poder (gobierno, instituciones), territorio, y Población (ud, yo, el, ellos, nosotros), sorpresa tu familia es sana, pero también es responsable del deterioro de la sociedad.

¿Quién pone el pie para que tropiece la bestia? ¿Quién rompe la soga que nos asfixia? Lo primero que se nos viene a la mente es la policía, escuela y profesor, las autoridades con sus leyes, y siempre dejamos de último al barrio,  estamos inmersos en la enfermedad y no somos capaces de crear ese anticuerpo mágico, el amor al prójimo.

La mayoría matara y en el intento también los mataran, entre la droga y las hormonas de su cuerpo inmaduro invencibles como insensibles, serán capaces del horror sin límites, la internet, las redes sociales y la tv son buenos instructores.

Sálvalo, sálvate, salvémonos, Aníbal pisando los cincuenta años cargaba todas las tardes con la muchachera del callejón y del cerro, bates, guantes y pelota en mano a practicar béisbol a las orillas del lago, el Colombiano Ripoll que ni papa sabia de pelota como si de futbol junto a Felipe se llevaba los de la cañada de abajo y el maestro Ali los de la escuela Simón Rodríguez que estaba en la avenida, al final todos vecinos de la parroquia Santa Lucia, esa generación a lo mejor no fue tan sana pero si fue salva, los viejos envejecieron, no hubo entrenadores de relevo, 17 fue el último conteo de muchachos muertos, nacidos los años siguientes a estas caimaneras solo en la cañada, eran los tiempos de la banda “los adolescentes”, da un pan, da una pelota, da una palabra, una mirada, un abrazo, corta tu propio mecate, no esperes llegar a cuando masques el agua.

Carlitos con sus panitas los agarro la noche y así la madrugada, las tripas sonaban de hambre y la mente voladora soltando chispa en su polo negativo la frente sudaba, el sístole y el diástole del corazón a su máximo bombeo, dicen que eran doce otros que diez , solo dos de ellos al acecho arrebataron el bolso de uno de los  guardias nacionales que salían de una tasca en sabana grande eran las 3:30 am los persiguieron eran rápidos pero solo niños el bolso era recuperable, craso error a escasas cuadras la emboscada como hienas en jauría, uno murió al instante con herida de cuchillo en el cuello, el otro se desangro en el hospital, a las pocas horas fueron capturados varios menores, los llamaban “los cachorros”.

La  maestra veía que Carlos ya no venía a clases, debia ir a casa del muchacho a ver qué pasaba, pero no le alcanzaba para los pasajes y la escuela nunca pudo conseguir la colaboración de un funcionario que la acompañara al barrio, "Ernesto" el bodeguero salía con palos a espantarlo cuando se le sentaba en la acera, la abuela dormía de día por que trabajaba de noche, los tíos demasiado lejos en otro barrio solo venían uno que otro domingo, cayó preso con el grupo, el estado se hizo cargo, podemos estar tranquilos va directo a un albergue de menores.

Fernando Pereira presidente de Cecodap dijo en una entrevista “Inicialmente infundían lástima y compasión, pero últimamente generan miedo”. Las oficinas de esta fundación están en sabana grande.

Venezuela está bajo conmoción, salió a la luz un video porno de Erika, Yorgelis y el kent las redes se colapsan, los noticieros a una sola voz, el morbo se destapa, lo prohibido nos atrapa, hambre de silicón, la capital con pies de humo, en la radio manda Ozuna, ya nadie recuerda a los guardias, los cachorros aun merodean en las tinieblas, el mecate guindado en la mata, espera por las tijeras o por su próxima víctima, “Mauris” dentro de seis meses pare.


 
Top