GuidePedia

Opinión. Héctor Ignacio Escandell Marcano
Es sábado por la tarde y desde mi balcón se escucha con insistencia la canción del heladero. Es una melodía que viene acompañada de nostalgia y recuerdos bonitos. …Pam param pampampa, pam paran pan pan… y así va. A lo lejos, se pierde.

Me siento a escribir y también aparecen historias; las más recientes no son tan bonitas, pienso en la última semana y el teclado del celular se nubla. Pienso en Romero.

El viernes se cumplieron 37 años de la muerte de aquel hombre que levantó su voz contra la violencia y la desigualdad en plena guerra de El Salvador. “Les pido, les ruego, les imploro, les ordeno que cese la represión”. -imperativos más, imperativos menos-. Fue lo que dijo a los militares en su última homilía.

Monseñor Óscar Arnulfo Romero -San Romero de América- sigue tan vigente como aquel día que cayó asesinado.

Pienso en Venezuela, en su guerra interna y la indolencia de buenos y malos. Pienso en los más de 100 mil muertos que dejó el conflicto en El Salvador, cierro los ojos y veo a los más de 250 mil que la violencia se ha llevado en menos de 20 años. La guerra criolla es más sangrienta.

¿Qué diría Romero?, Pienso y trato de imaginar.

Recuerdo Barlovento, Cariaco, Tumeremo y San Vicente. Veo a las familias de los hombres, jóvenes y niños que fueron masacrados hace menos de un año. ¿Qué diría Romero?

Veo la H, tratándose de colar cínicamente en la OLP; enmascarada como el más cobarde. ¿Qué diría Romero?

Hago una pausa, fumo, camino y me vuelvo a sentar. Ahora el teclado está más ligero, siguen apareciendo las historias.

El lunes todo el país se enteró -con asombro- que dos militares fueron asesinados cuando salían de rumbear. Los “asesinos” fueron niños y adolescentes que deambulaban por Sabana Grande, en Caracas. ¿Niños matando gente?, “¡Qué nivel…!”

¿Qué diría Romero?, seguramente preguntaría por el Gobierno, ¿En este país no gobierna nadie? Imagino.

La penúltima semana de marzo ha dejado huella; el presidente Nicolás Maduro pidió cacao a la Organización de Naciones Unidas. Exigió que se cumplan las recomendaciones hechas por la ONU en materia de Derechos Humanos. ¿En serio? Presidente, lo primero que hay que hacer es eliminar la OLP, abrir el candado de los Poderes Públicos y pensar seriamente en volver al carril de la maltrecha democracia.

Desde hace años, Presidente, la ONU y otros organismos ofrecieron ayuda para atender la crisis que mantiene desabastecidas las farmacias y los hospitales. Su pedido, Presidente, llega bastante retrasado, después de la muerte de muchos venezolanos que se quedaron esperando una pastilla. Piaste tarde, pajarito.

¿Qué diría Romero?

Cae la tarde… el kilo de carne cuesta 9 mil, el aceite 10 mil, el pollo 5 mil, el arroz 4 mil, la pasta 3 mil, las caraotas 4 mil -por la medida chiquita-. La canasta familiar de febrero costó 665.682 bolívares según el Centro de Documentación y Análisis de Los Trabajadores. El sueldo integral apenas supera los 160 mil. ¡Qué nivel!

La Venezuela de hoy supera con mucha holgura a El Salvador de los 80. En muertos, en desigualdad, en pobreza, en violencia política, en corrupción, en intolerancia, polarización, miseria y pare usted de contar.

¿Qué diría Romero? No sé, quizás ya lo hubiesen matado también.

A Dios gracias, hay gente que se empeña en mantener vivo a Monseñor Óscar Arnulfo Romero, la tarde del viernes 24, el padre Raúl Herrera; quien dirige la Centro para la paz y los Derechos Humanos organizó un foro para recordar los 37 años del día en que una bala calibre 22 estalló en el corazón del hoy San Romero. La Universidad Central de Venezuela fue el escenario para reflexionar y sacar un aliento del ejemplo de humildad y compromiso con los marginados de El Salvador.

La Venezuela de hoy clama exactamente lo mismo que pidió Romero, implora exactamente lo que pidió el pastor salvadoreño: no más sangre, no más balas, no más desigualdad, no más tortura.

En la Venezuela de hoy, ¿Qué diría Romero?

Pd: Vease así:

#SanRomerodeAmérica

Que su espíritu de justicia y lucha contra la violencia nos inspire y haga más humanos.

#SanRomerodeAmérica

Que tengamos la fuerza para denunciar las violaciones a los Derechos Humanos.

#SanRomerodeAmérica

Que las OLP no sigan matando pobres. Que se termine la criminalización de la pobreza

#SanRomerodeAmérica

¡Nadie hará callar tu última homilía!, Romero de la paz latinoamericana

Héctor Ignacio Escandell Marcano

 
Top