GuidePedia

Prensa. elperiodicodeldelta.com
Para nadie es un secreto que el estado Delta Amacuro es uno de los más señalados como territorio venezolano que se presta para traficar diversos materiales que naturalmente se desarrollan en el país, pues al ser un estado fronterizo la situación se vuelve complicada.

Incluso ha sido mencionado por el mismo presidente de la República, Nicolás Maduro, con la creación de la Gran Misión a Toda Vida Venezuela, en donde la Ejecutivo nacional ha agregado hacerle frente al narcotráfico, paramilitarismo y tráfico de sustancias usando al estado venezolano como un puente.

UN PROBLEMA
El conflicto en el Delta es que sus entramadas comunidades por la parte fluvial hacen que de alguna manera el control por los cuerpos de seguridad no sea tan preciso. Como todos saben en el puerto de la comunidad de Volcán el año pasado se vivieron situaciones desesperantes por los indígenas, más de dos semanas y hasta un mes llegaron a esperar los waraos para retornar a Antonio Díaz por falta de gasolina, estos venían a Tucupita a hacer diligencias.

Para ese momento el llenado de tambores para ellos dependía de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), pero que posteriormente pasó a manos de la Milicia Bolivariana. Aparentemente la problemática no persistió.

No obstante los procedimientos en los que indígenas han estado inmiscuidos son preocupantes. El año pasado fueron detenidos más de 20 en un solo procedimiento por presunto tráfico de combustible, este año también se han realizado detenciones similares.

LA RUTA
Lo cierto es que quienes aparecen como responsables de este hecho ilícito en el que se vende el combustible a cambio de dólares, son los indígenas, sin embargo, estos siguen durmiendo en chinchorros, comiendo moriche y vendiendo artesanías. De manera extraoficial se ha conocido que actualmente se continúa llevando a cabo este delito, teniendo como ruta el puerto de Volcán hacia Curiapo, municipio Antonio Díaz, y desde Tucupita hacia Pedernales.

También se supo que están saliendo semanalmente 114 mil litros de gasolina, equivalente a tres gandolas, y 38 mil de gasoil, todo esto con destino hacia Pedernales, presuntamente para ser distribuidas en este territorio fluvial. Afirman que el combustible sale en una embarcación grande y es pasado a otro más pequeño, pero el destino final se desconoce.

 
Top