GuidePedia

Prensa. elperiodicodeldelta.com
Mucho es lo que se ha hablado sobre el consumo del agua en Tucupita, así como también es sabido que los cisternas no son suficientes para abarcar todas las comunidades que requieren el servicio y que algunas personas se han quitado el dolor de cabeza de la obtención de agua abriendo pozos perforados en sus terrenos.

Quizás uno de los latentes temas actualmente por los organismos es cuidar que la población no consuma el agua que poseen los pozos perforados si no han sido evaluadas químicamente. Se estima que en Tucupita existen más de mil pozos perforados esparcidos en diferentes sectores, así como también han proliferado las ventas del agua potable.

En estos lugares, en los que el agua ya ha sido examinada por las autoridades (aunque no en su totalidad según una fuente extraoficial), la recarga de un botellón tiene el costo de 200 bolívares, mientras que el botellón sellado de agua clarita posee un precio de 1.500 bolívares.

Quien posee la facilidad de recargar lo hace, así como también están quienes prefieren comprarla sellada, no obstante están quienes abren un pozo en sus hogares y utilizan el agua para beber, cocinar, limpiar, lavar, entre otros, sin conocer el estado vigente de la misma.

Por otra parte, los médicos especialistas, recomiendan a sus pacientes hervir el agua durante cinco minutos, tal vez 10, para consumirla, aun así existen minerales que no son eliminados al someter el líquido a punto de ebullición. Organismos como Hidrodelta no han emitido comunicados sobre el tratamiento que se le está dando al agua, pues se sabe que se requieren más plantas de tratamiento.

 
Top