GuidePedia

Prensa. elestimulo.com
El conjunto residencial “La Arboleda”, cercano a la emblemática plaza “Daniel Tinoco” de San Cristóbal, se ha convertido en los últimos días en blanco de ataques por parte de los cuerpos policiales del Táchira. Desde la madrugada del pasado 9 de abril hasta este jueves 20, se han registrados cinco arremetidas policiales con ingresos ilegales de funcionarios a propiedades privadas.

Hasta las 4 de la tarde del jueves, tres ataques con lanzamiento de bombas lacrimógenas y perdigones que incluyen también destrozos a la fachada del urbanismo y a los automóviles aparcados en el estacionamiento, se registraron en este complejo habitacional, ubicado en la intersección entre las avenida Carabobo y Ferrero Tamayo de San Cristóbal, denunciaron vecinos.

“¡Esto ya es una guerra!” se quejó Pedro (nombre ficticio para resguardar su identidad por temor a represalias), un hombre de 63 años, habitante del conjunto residencial privado “La Arboleda”. Contó, con el rostro compungido, la zozobra en la que allí se vive. Esta vez la arremetida no fue solo en La Arboleda, que hasta pasada las 4 de la tarde aún recibía la arremetida de la fuerza policial.

Otro conjunto privado “La Orquídea”, contiguo a “La Arboleda”, también fue atacado por los equipos antimotines de la policía regional. “Esos policías no tienen madre, disparan sin piedad, no miran si somos viejos, jóvenes o niños. Nos dimos cuenta cómo los policías con cizallas, abrieron el portón de la urbanización La Orquídea. Se metieron y acabaron con la garita. ¿Por qué, si es propiedad privada, ellos tienen que hacer eso? ¿Hasta cuándo esta situación?”, dijo Belkis de Bastidas, vecina del sector, a El Estímulo.

Los hechos se iniciaron cerca del mediodía de este jueves en medio de una concentración de la sociedad civil, estudiantes y partidos políticos que atendiendo al llamado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a nivel nacional se congregaron en la parte alta de la ciudad, para luego caminar y concentrarse en la plaza Daniel Tinoco enarbolando pancartas, banderas de Venezuela y consignas.

De pronto, sin motivo aparente, la muchedumbre divisó a lo largo de la avenida Carabobo, un contingente de seguridad mayor a 50 motorizados que se desplazaban en dirección a la plaza, y al llegar a un punto cercano, sin aviso y sin motivo aparente, empezaron las detonaciones de gas lacrimógeno. Corriendo de un lado a otro, hombres, mujeres y niños empezaron a dispersarse, buscando refugio en cualquier lugar.

En medio de la arremetida, varios de los manifestantes que se quedaron rezagados a mitad de las avenidas Carabobo y Ferrero Tamayo, fueron despojados de sus pertenencias: celulares y carteras fueron arrebatados por los funcionarios encargados de resguardo de la población, la policía regional. Así lo denunciaron varias personas en el lugar que pidieron resguardar sus identidades por miedo a represalias.

“Los policías disfrutaban lo que estaban haciendo. Se reían mientras aceleraban las motos y golpeaban a los muchachos indignados que les gritaban, en medio de la impotencia”, declaró Carlos, vecino de la zona.

Al menos 10 heridos producto de los perdigones disparados por la policía constató El Estímulo, dentro del conjunto residencial La Arboleda. Todos ellos son jóvenes que se negaron a revelar sus nombres, pero aseguraron estar cansados de la situación. “Estamos heridos pero esto no nos va a hacer desistir de nuestro propósito, seguimos en la calle, luchando por Venezuela”, dijo uno de ellos.

El Estímulo pudo conversar con un funcionario policial al que se le preguntó la razón por la que lanzan lacrimógenas a una concentración donde no había violencia, y por qué además ingresan a la propiedad privada sin orden judicial. “Nosotros recibimos órdenes. En este momento todas las órdenes las da la Zodi y la Redi”, dijo sobre las máximas autoridades militares de la zona.

“El jefe de Politachira tiene que acatar esas órdenes. Si nosotros agarramos a un colectivo (civil armado afecto al chavismo), ¿dónde piensa usted que voy a estar mañana? Actuamos en el Plan Zamora 200”, agregó en alusión al despliegue de militares y civiles ordenado por el gobierno en todo el país para contener a la oposición.

Entrada la noche, en San Cristóbal hay barricadas en algunas calles y avenidas, mientras que el poco comercio que laboró este jueves decidió cerrar sus puertas a tempranas horas de la tarde. El transporte público en “resguardo de sus unidades” no laboró en la ciudad ni en algunos municipio aledaños.

 
Top