GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
San Antonio.- A 57 centavos de peso se cotizó la moneda venezolana este martes en las casas de cambio de la localidad colombiana de La Parada, acentuando  aún más la devaluación que viene padeciendo desde hace varias semanas.

Mientras tanto, el precio del bolívar para la venta oscilaba entre 60 y 61 centavos de peso. Según cambistas, la depreciación del valor de la moneda venezolana obedece a la sobreoferta que se registra en el mercado y al incremento progresivo del precio del dólar  libre en el mercado cambiario fronterizo. “Desde hace varias semanas  el bolívar se está devaluando y lo más preocupante es que mantiene esa tendencia”, expresó uno de los tantos cambistas  que prestan el servicio de compra-venta de divisas,  apenas pasando el puente internacional Simón Bolívar.

La  gente venezolana que cruza  la frontera para comprar principalmente de alimentos y medicinas, recorría las diferentes casas de cambio buscando el mejor precio para canjear sus bolívares por pesos,  pero no eran  muchas las opciones que  tenían porque la cotización en las distintas agencias se  mantenía  uniforme: 57 centavos, lo que es igual a 0,57 pesos por bolívar.  Avanzada la mañana, otros cambistas se abstenían de comprar  bolívares  para evitar pérdidas, de llegar a agudizarse la caída.

A comprar alimentos y medicinas
A pesar de la depreciación del bolívar y de los controles  migratorios establecidos por Colombia con la exigencia de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, centenares de venezolanos  siguen pasando diariamente  hacia  territorio neogranadino a comprar productos  alimenticios, de higiene  personal, medicamentos, etc.

El desabastecimiento que hay en Venezuela obliga a comprar  en el mercado neogranadino,  aunque a medida que se devalúa el bolívar se encarecen los artículos colombianos. Por ejemplo, un kilo de harina colombiana que tiene precio de 2.400 pesos,   ya cuesta 4.210 bolívares con la cotización de la moneda este  martes.  Asimismo, un kilogramo de arroz que vale 2.200 pesos, significa para el venezolano desembolsar cerca de 3.900 bolívares.

La devaluación que  ha mantenido el bolívar frente al peso desde  hace algunas semanas, perjudica la capacidad de compra de los centenares de venezolanos que pasan todos los días hacia al vecino país a adquirir productos  de primera necesidad, pero también afecta al comercio colombiano al ver disminuidas  las ventas, porque los clientes venezolanos ven reducido su poder adquisitivo.

Si bien el comercio de La Parada, El Escobal y Cúcuta no deja de ser frecuentado por los compradores venezolanos, el flujo de personas a través de los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander  se ha  visto reducido un poco, debido no sólo a la devaluación del bolívar  sino también al uso obligatorio de la Tarjeta de Movilidad Frontera,  ya que  Migración Colombia no permite el ingreso al venezolano que no tiene  dicho documento.

 
Top