GuidePedia

Artículo. Rosa Doble.
Para una persona adulta el no dormir con una almohada, es casi una misión imposible, puesto que se necesita de un apoyo donde recostar la cabeza, y más si se ha acostumbrado al uso de una, ya sea medicada u ortopédica, pero el verdadero descanso se obtiene con una almohada.
       
En los bebés, sobre todo los recién nacidos, está contraindicada las almohadas para bebés, puesto que estos tienen su cabeza de un tamaño mayor que el cuerpo, por lo que no es necesaria una almohada de este tipo para que logre descansar durante la noche.
      
 Además hay que estar consiente que los bebés se despiertan cada 3 horas durante los dos primeros meses de vida, para comer o satisfacer el apetito, motivado a que su estómago es muy pequeño y se vacía con facilidad, por el alimento que suele ser la leche materna y neonatal.

El uso de las almohadas en infantes
Las almohadas para niños, suelen usarse para mantener al bebé dentro de los límites de la cama, para que no llegue a caerse y pueda disfrutar de su descanso con placer y proporciona más tranquilidad a la madre, que sólo tendrá que revisarlo de vez en cuando.
       
Muchas de estas almohadas para niños, suelen tener formas y tamaños específicos, según lo crea conveniente la persona que esté interesada en obtener una para mayor comodidad y tranquilidad, obteniéndose en el mercado por muy buenos precios.
        
Y es que además de las almohadas, también se consiguen una variedad de cojines para bebés, que ayudan a que su cuerpecito mantenga una forma estipulada para la hora del sueño y pueda descansar con tranquilidad y confort, con formas para ello.

El tener en bebé en brazos
Al momento de tener al bebé en brazos, se puede mantener las posturas que se tenía antes del embarazo para dormir, siempre y cuando no afecte el normal descanso del infante. Esto puede ayudar al desarrollo motor del mismo durante la primera etapa de su crecimiento y desarrollo.
       
Es importante resaltar que existen cojines para bebés que sirven como soporte y ayudan a mantener la buena postura de las columnas de los infantes, desde el mismo momento de su nacimiento, sin la necesidad de ponerles una almohada en la cabeza.

Almohadas para amamantar al bebé como se merece
La llegada del bebé debe ser el mejor regalo que una madre debe tener para su vida, y por ello, debe estar preparada para dar lo mejor de sí y eso incluye una serie de implementos necesarios para mejorar la calidad de vida del niño y sus necesidades.
       
Por ello, las almohadas bebés para amamantar, son idóneas para asegurar ese vínculo que debe existir entre el recién nacido y la madre, evitándole dolores de espalda a la madre y que el infante pueda alimentarse bien sin ningún obstáculo.
        
Por ello, una almohada maternal para amamantar puede ser un amigo incondicional para esas madres que suelen ser primerizas y no encuentran la mejor manera de alimentar a su niño, para que crezca sano y feliz, además de hacerlo más fácil para los dos.
        
Por ello, es aconsejable que se compre la mejor almohada maternal, que satisfaga las necesidades de la madre en cuanto a dolores y molestias en la espalda y que nos bebés puedan alimentarse sin ningún tipo de problemas

 
Top