GuidePedia

Prensa. Senderos de Apure.net.
Inés Polanco. Pasante Ecos-UBA.
La Acción Voluntaria de Hospitales, en sus siglas A.V.H. es una organización privada sin fines de lucro, de carácter benéfico, que respondiendo a la definición original de hospital, ofrece ayuda afectiva y efectiva al paciente hospitalizado en los principales Centros Hospitalarios del país, prestando un servicio voluntario. Creada hace 40 años por Annie Shneiderman, está  extendida en diecisiete hospitales de la zona Metropolitana, más de treinta y ocho filiales y veinte núcleos, cubriendo un total de ochenta y dos hospitales a nivel nacional. Cuentan con más de 9.200.000 horas de labor voluntaria al lado del paciente hospitalizado y más de tres mil voluntarios activos de reconocida vocación de servicio público, en toda la extensión del territorio nacional.

 Desde su fundación en el estado, guiada por Lourdes Monsour, han llevado la  misión de ayudar al necesitado, brindándole apoyo y extendiéndole una mano amiga en esos momentos de dificultad y desasosiego. Las “Damas Voluntarias de San Fernando de Apure” denominadas así  en el núcleo de San Fernando, son 30 voluntarios, en su mayoría mujeres, que sirven a los pacientes necesitados desde el 14 de marzo del año 1990.

Aunque originalmente tenían presencia en los núcleos de las poblaciones de Guasdualito, Achaguas, San Juan de payara y Puerto Ayacucho, incluyendo centros ambulatorios en Puerto Páez, Mantecal y otros pueblos del estado, actualmente se encuentran presentes solo en la filial de San Fernando, ubicada en el piso dos de administración del Pablo Acosta Ortiz, donde prestan servicio de lunes a viernes de 7:00 am a 11:00 am y de 1:00 pm a 5:00 pm.

 El objetivo de esta unidad es colaborar en todo lo que los pacientes que transcurren por dicho hospital necesiten: medicamentos, artículos médicos, artículos de aseo, lencería y ropa, y demás enceres solicitados por ellos. La organización de la institución en la filial es dirigida por la presidenta Luisa Guedez y el vice-presidente Julio Solórzano. Las vocales María Caviglione, Lila Herrera, María Gavidia, Miriam Rodríguez y Petra Peña, cada uno con un suplente respectivamente.

Su labor primaria, aunque cargada de caridad, constituye una constante fuente de dificultades debido a la imposibilidad de adquirir con facilidad medicinas y enseres médicos. Lo que es una actividad fraterna, se convierte en un calvario. A pesar de contar con donativos por parte de farmacias y algunas personas, estos son muy escasos para cubrir con toda la demanda existente. “No recibimos ninguna ayuda del gobierno, hemos tocado las puertas, pero no han respondido” informó María Caviglione, primera vocal.

No solo la escasez ataca en cuanto a recursos materiales, sino también a humanos. La mayoría de los voluntarios, se encuentran incapacitados debido a condiciones físicas, gran parte por la avanzada edad, lo que limita el alcance de su acción.  Aunado a ello, cabe destacar que las problemáticas no radican únicamente en dificultades con respecto a su misión, sino también a necesidades físicas dentro de su oficina, a las que se ven impedidas de resolver debido al financiamiento; entre ellos se encuentran la falta de un sistema de aguas blancas. 

Con todo, la A.V.H. continúa día a día su noble y ardua labor, entregando no solo su tiempo y dedicación, sino también hasta sus recursos materiales para conseguir que ningún paciente o necesitado que toque a su puerta se quede sin atención, pero sobre todo, sin cariño.

Pasante de Senderos de Apure.net. Ines Polanco.
Estudiante de Comunicación Social de la Universidad Bicentenaria de Aragua Núcleo Biruaca estado Apure.

 
Top