GuidePedia

Prensa. Via: William Fernández Costa Rica.
Intervención de Costa Rica en el marco de la Reunión Extraordinaria de Ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC). San Salvador, El Salvador, 2 de mayo de 2017.

Señor Presidente,
Sean mis primeras palabras para disculpar la ausencia del señor Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Don Manuel A. González Sanz, quien hoy acompaña al señor Presidente de la República, Don Luis Guillermo Solís Rivera, en la presentación de su informe anual ante la Asamblea Legislativa. 

Costa Rica atiende la convocatoria de la Presidencia Pro-témpore sobre un tema que, para nuestro país, ya está siendo considerado y debe seguir tratándose, en la Organización de Estados Americanos, el más importante organismo hemisférico. No obstante, en esta oportunidad reiteramos nuestra posición, en cuanto a la situación que vive la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Ha sido legítima y bien intencionada la preocupación de Costa Rica y de la comunidad internacional por la frágil y crítica situación en ese país y, en particular, por los crecientes niveles de tensión social existentes. 

Observamos con suma preocupación la violencia y el uso desproporcionado de la fuerza desplegada contra las manifestaciones y protestas sociales de las últimas semanas, que han ocasionado más de cuatrocientos heridos, múltiples denuncias sobre torturas, cientos de detenciones arbitrarias y casi una treintena de personas fallecidas, con cuyas familias mi país se solidariza.

Como hiciera patente el pasado viernes 28 de abril, Costa Rica deplora la decisión de la República Bolivariana de Venezuela de denunciar la Carta de la Organización de los Estados Americanos e iniciar así su proceso de retiro del Sistema Interamericano, en momentos en que ese país experimenta una profunda crisis política, social y económica. La diplomacia y el multilateralismo deben más bien fortalecerse y ser los instrumentos esenciales para afrontar tanto los desafíos como las obligaciones internacionales de los Estados.

La decisión de la República Bolivariana de Venezuela, que de ninguna manera la exime de cumplir con sus obligaciones en Derechos Humanos, afectará también de manera directa a la población venezolana, vulnerando aún más la posibilidad de encontrar una solución pacífica a una crisis ya muy prolongada en el tiempo.

Señor Presidente,
Costa Rica ha abogado por la concreción de un “acuerdo nacional”, que le devuelva a Venezuela su tranquilidad y paz social. Ese acuerdo nacional es urgente y debe definir una hoja de ruta verificable, con medidas concretas y plazos que se respeten, porque de ello dependerá tanto su legitimidad como credibilidad. 

Esa hoja de ruta debe empezar por atender las profundas crisis que enfrenta Venezuela, como el establecimiento de un canal humanitario, y definir fechas para el cumplimiento del cronograma electoral, con observación internacional reconocida.

Esa hoja de ruta debe priorizar también la liberación de los presos políticos y el levantamiento de la inhabilitación para ejercer cargos públicos de los opositores al gobierno.

Recordamos a las autoridades de la República Bolivariana de Venezuela cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, incluyendo el deber de garantizar la vida e integridad personal de los y las manifestantes, así como de excluir el uso de armas de fuego de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales. Las armas son disparadores de violencia.

Es indispensable garantizar la seguridad de los periodistas y comunicadores que realizan su labor informativa en el marco de una manifestación pública, no ser detenidos, amenazados, agredidos, o limitados en cualquier forma en sus derechos, por estar ejerciendo su profesión.

Tal y como reza la resolución CP/RES. 1078 (2108/17) del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, adoptada el 3 de abril pasado, es esencial que el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela asegure la plena restauración del orden democrático en ese país.

Garantizar la supremacía de la Ley, la plena vigencia del Estado de Derecho, la efectiva separación e independencia de los poderes y el pleno disfrute de los derechos y libertades fundamentales de todos los venezolanos, forman parte del acervo de los principios y valores fundamentales que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) ha defendido y que Costa Rica insta a no olvidar ni condicionar. 

Muchas gracias.
 
Top