GuidePedia

Prensa. efectococuyo.com
En la Plaza Brión, lugar que se ha convertido en un punto de encuentro para manifestantes opositores, este sábado 20 de mayo, fue el escenario para la segunda actividad del movimiento “Acción por la vida”, una concentración de ciudadanos que mediante obras de arte, exigieron mejores políticas de control de armas de fuego, para así disminuir los homicidios, tal como se ha hecho en otros países.

Entre el público, se encontraba, Luis Medina, un joven de 25 años que llevaba puesta una gorra tricolor y observaba silente las representaciones, mientras esperaba que llegara la hora para unirse a la manifestación convocada por quienes se oponen al gobierno de Nicolás Maduro.

Luis Medina 25 años
“Un amigo mío fue asesinado junto a su padre para quitarle una camioneta en la entrada de la Universidad Santa María” compartió para Efecto Cocuyo.

Su amigo era José Francisco Buendia, un joven de 24 años que se encontraba con su progenitor, cuando tres personas abordaron la camioneta en la que se trasladaban, los bajaron del vehículo y los ejecutaron en el lugar. Dos de los detenidos por el asesinato son menores de edad.

“Estoy de acuerdo con el control de armas, puesto que el descontrol es lo que ha permitido que las armas lleguen a los barrios, armas por las que mueren muchas personas en el país” opinó, luego de comentar sobre el asesinato de su amigo. Tal vez, una de esas armas con las que asesinaron al padre y al hijo, sea una de las muchas que se trafican dentro de las barriadas de Venezuela.

La Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme en 2012, concluyó que en el país había entre 1,2 millones y 1,5 millones de armas sin registro.

Lágrimas incontenibles
Otra persona miraba la actividad mientras escuchaba el sonido de los instrumentos tocados en medio de la plaza, estaba callado, aunque sus ojos eran lo suficientemente elocuentes, para denotar una gran tristeza.

“Nos están matando a nuestros muchachos y eso da dolor”, expresó Argenis Reyes de 58 años, para luego dejar que las lágrimas se deslizaran por sus mejillas. 21.752 personas fallecieron en el 2016 según cifras ofrecidas por la Fiscalía General, de las cuales, más de 12 mil son jóvenes.

“¿Que nos van a dejar en el país?”, reflexionó Reyes, que desea que pronto se implementen políticas efectivas, que ayuden a disminuir los hechos violentos relacionados con armas de fuego, que según cifras que manejan especialistas, son las causantes del 84% de las muertes violentas en Venezuela. Es muy triste que los delincuentes sean tan jóvenes y mueran por un teléfono, unos zapatos o una pistola; es tan triste eso”, concluyó.

Armas para proteger, no para reprimir
Una mujer con un sombrero tejido también miraba la actividad. “Me parece maravilloso que se proteste de esta manera”, señaló Ángela Valero, de 43 años, quien envió a sus hijos fuera del país, principalmente por la violencia delincuencial que se presenta en el país.

Ángela Valero madre de 43 años
Valero se topó con la actividad, mientras caminaba hacia un punto de concentración en donde opositores se reunirían para iniciar la marcha denominada “Somos millones” y se detuvo, luego de ver uno de las pancartas de los promotores de la actividad, que tenía inscrita una frase refrene a la ley desarme.

“Es necesario que las armas estén exclusivamente en manos competentes, quiero decir, en la policía o en ejército, y que, además, las usen para proteger y no para reprimir”, reflexionó.

Acostumbrado al miedo
Leonardo Capriles de 36 años, también esperaba reunirse con otros marchistas cuando se encontró coincidió con la perspectiva de la señora Valero. Para él, es necesario que exista un mayor control de armas, al considerar que solo las personas competentes deben poseerlas y que, además, tiene existir una vigilancia permanente en el uso que le dan los cuerpos de seguridad.

“Ya nos hemos acostumbrado al miedo y no es que no se tenga temor a morir, sino que enfrentarse a un atraco con armas de fuego es algo cotidiano” expresó, para luego señalar, que va a marchar, es lograr que existan cambios que permitan mejores políticas de seguridad en el país.

 
Top