GuidePedia

Prensa. lapatilla.com
La jefa de nómina de la Asamblea Nacional, Ingrid Torrealba, informó que el grupo de trabajadores decidió salir a la esquina de Pajaritos pacíficamente pasada las 12:00 del mediodía para realizar el trancazo contra la Constituyente y la muerte del joven David Vallenilla, quien recibió disparos de perdigón en el pecho durante la protesta cerca de La Carlota, cuando un grupo de violentos armados irrumpieron contra los participantes de la actividad, amenazándoles con armas y cohetones que se fueran del lugar.

En este sentido, Torrealba aseveró: “Somos todos trabajadores de la AN y estábamos al frente del edificio José María Vargas manifestando en paz, cuando llegaron los esbirros, los asesinos colectivos, dirigidos y enviados por Jorge Rodríguez, empistolados, con chaleco antibalas para tirarnos gas pimienta, cohetes, acorralándonos y debimos encerrarnos en la planta baja de la sede administrativa”.

Denunció que no les fue permitido protestar, porque el grupo de violentos aseguraron que esa calle es de ellos. La Guardia Nacional apostada en el Consejo Nacional Electoral, no hizo nada para evitar la situación de violencia que se suscitó en la puerta principal del edificio.

Al mismo tiempo, la jefa de nómina les hizo un llamado a los trabajadores legislativos a no dejarse amilanar por este tipo de grupos, sino por el contrario, continuar en la protesta y acompañando a los diputados del Parlamento Nacional. “No vamos a tener miedo y cuando haya otro llamado, los trabajadores de la AN estamos dispuestos a ejercer nuestro derecho a la protesta”.

Por su parte, David Rasorio trabajador de la Comisión Permanente de Ambiente Recursos Naturales y Cambio Climático del Parlamento Nacional, relató que un grupo denominado “colectivos armados” quisieron ingresar a la sede administrativa de la AN de manera violenta, con pistolas, y uno de ellos, conduciendo una moto trataba de romper el vidrio de la puerta principal para sacar a la calle a los trabajadores que allí se encontraban.

Denunció que los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) no tomaron ninguna medida para resguardar tanto la integridad de los trabajadores y la infraestructura de la sede.

Asimismo se conoció que uno de los fotógrafos del equipo de prensa de la Asamblea fue amenazado por un integrante del referido colectivo armado, diciéndole que se debía ir del lugar porque si no le quitarían la cámara fotográfica. La fachada de edificio fue rayada con spray donde se puede leer “Chávez vive” “le quedan 35 días”.

 
Top