GuidePedia

Prensa. efectococuyo.com
Este lunes, 5 de junio, el padre Rafael Garrido, Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela, a través de un comunicado, expresó su apoyo al llamado del papa Francisco y el Vaticano a respetar los derechos humanos y a buscar  soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria que vive el país. “En esta hora los venezolanos no claman por el cambio de la Constitución, sino por su cumplimiento”, afirma el padre Garrido en el documento.

En el comunicado, en sintonía con los obispos de Venezuela, los religiosos manifiestan la necesidad de “cambiar esta realidad de muerte causada por el empeño en imponer un proyecto totalitario que ha fracasado en todas partes. Junto con la inmensa mayoría de los venezolanos, nosotros estamos horrorizados con la realidad de miseria, persecución, exilio y muerte que estamos viviendo”.

“No saldremos de la ruptura democrática mientras no sean respetadas la Constitución y los derechos humanos, se mantenga anulada a la Asamblea Nacional electa, sigan y se incrementen el número de presos, exiliados y perseguidos políticos, y no se realicen elecciones libres para que el pueblo soberano elija sus representantes en todos los niveles e instancias, como lo exige la Constitución”, señalaron, subrayando así lo que ha sido el planteamiento de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Para los jesuitas, este es un momento para “acompañar a la gente y para sacar lo mejor de lo que hemos recibido de Jesús de Nazaret y su Iglesia: poner a los pobres de Venezuela en el centro de nuestras vidas y trabajo y aportar el espíritu del Evangelio para discernir los caminos de vida con el fin de lograr la necesaria reconciliación de todos los venezolanos”.

Los religiosos consideran que “prolongar la actual dramática situación con jóvenes sin esperanza, exiliados y perseguidos, resulta criminal. El tiempo urge y debemos buscar sin demora la transición a una Venezuela reconciliada e inclusiva. Cada día que se demora aumenta la muerte y la miseria, el éxodo y la desesperanza. Con gran dolor, lamentamos el asesinato de jóvenes durante los últimos meses”.

Con una pobre educación para los pobres, Venezuela no tiene futuro

En el comunicado, los jesuitas reflexionan sobre la situación de precariedad que vive la educación venezolana, presentan un breve diagnóstico y expresan la necesidad mejorar este ámbito para lograr los cambios que se requieren en el país.

“Queremos levantar un grito de alarma y de esperanza: se está ahogando la buena educación y con ello el futuro de los niños y jóvenes, tanto en la formación de personas en sus competencias profesionales, como en su formación en valores cimentados en el amor y la solidaridad. Faltan educadoras y educadores, se está matando su tan necesaria vocación y se ahogan las instituciones educativas”, acotan.

Para esta comunidad religiosa, con alta experiencia en el ámbito educativo, “nada es más urgente e imprescindible que la renovación de toda la educación con una amplia invitación a que la sociedad entera sienta y desarrolle su responsabilidad educativa,  junto con su estado democrático. Necesitamos que florezcan múltiples iniciativas apoyadas por el presupuesto público y por las empresas productivas con colaboración activa de las familias en su mantenimiento y desarrollo integral. Con una pobre educación para los pobres Venezuela no tiene futuro“.

 
Top