GuidePedia

Venezuela volvió a sus viejas andanzas. Tras una fase de grupos prolíficos en cuanto a goles se trata, los chamos dirigidos por Rafael Dudamel regresaron a la versión del Sudamericano de Ecuador, en el que dominaban los compromisos, pero les costaba un mundo romper las redes rivales. A pesar de esto, Venezuela tiró de calidad y de garra para superar al combinado de Estados Unidos (2-1) en prórroga y avanzar a las semifinales dle torneo.

Ante Japón, en Octavos de Final, la vinotinto no pudo pasar del empate a cero en los noventa minutos, y tuvieron que esperar a la prórroga para que un cabezazo casi milagroso del capitán, Yangel Herrera, los metiera en la siguiente instancia.

Este sábado, ante los Estados Unidos, los venezolanos disputaron uno de sus mejores compromisos en el torneo, creando peligro desde el minuto uno y con un Adalberto Peñaranda que parecía flotar por sobre el resto de los jugadores.

Las llegadas, sobre todo en la primera mitad, se suscitaban una tras otra, pero la falta de efectividad de los delanteros criollos y la tarde perfecta de Jonathan Klinsmann evitaron que los venezolanos se fueran arriva en el electrónico. A pesar de esto, Venezuela no decayó y lo intentaron hasta que el árbitro pitó el final de la primera mitad.

En el segundo tiempo, Venezuela perdió un poco de manejo, pero ganó en peligrosidad, sobre todo a balón parado, materia en la que los muchachos tienen un máster. Las dos más claras del compromiso (dejando de lado el gol bien anulado a Sergio Córdova en la primera mitad), llegaron con cabezazos de Ronaldo Chacón y de Sergio Córdova, ambos a centro de Ronaldo Lucena, que se estrellaron en el travesaño norteamericano. Mala suerte.

Yangel Herrera, quien vio la amarilla, también la tuvo de cabeza, pero Venezuela no conseguía los caminos y terminó sufriendo en el último segundo, cuando un cabezazo de Palmer-Brown se marchó a centímetros del arco defendido por Wuilker Fariñez.

Otro 0-0. Venezuela volvió a la prórroga, tras 120 minutos disputados con Japón, los nuestros tuvieron que volver a dar un plus en un alargue, pero valió la pena.

Al sexto minuto del tiempo extra, cuando Estados Unidos se estaba acomodando sobre el campo, Ronaldo Chacón y Samuel Sosa armaron una buena jugada por la izquierda y Sosa, quien ingresó en la segunda mitad, filtró un balón medido al área que consiguió a Adalberto Peñaranda en el punto de penal y este, derrochando la calidad que atesora en sus botas, conectó de primera para conseguir el gol de la apertura del marcador.

Así terminó la primera parte del suplementario, pero no sería la última palabra de los venezolanos. En el segundo tiempo, Estados Unidos ingresó al campo en busca del empate, pero la defensa venezolana se mostró igual de sólida que a lo largo de todo el torneo.

Y cuando todo parecía estar hecho, al minuto 115, finalmente la pelota parada dio sus réditos. Ronaldo Lucena cobró un tiro de esquina desde la derecha y Nahuel Ferraresi conectó un gran testarazo para colocar el 2-1.

El gol parecía sentenciar las acciones, pero hubo tiempo para que Estados Unidos quebrantara el arco de Wuilker Fariñez a través de Jeremy Ebobisse. Fariñez dejó así en 506 minutos su récord de minutos sin recibir goles, pero de poco importó.

Venezuela no se distrajo más y logró la hazaña histórica, nuestros chamos, nuestro orgullo, nuestra esperanza, se colaron con autoridad a las Semifinales del Mundial. Venezuela está entre los mejores cuatro equipos del torneo y están lejos de conformarse.
 
Top