GuidePedia

Prensa. elestimulo.com
En un año, el Programa de Ayuda Humanitaria de las organizaciones Codevida y Acción Solidaria ha realizado más de 5.000 donaciones directas. Sin embargo, advierten que los problemas del país ameritan un auxilio mayor y recuerdan a los políticos que la apertura de un canal humanitario estaba entre las principales peticiones de la oposición desde que se instalara la fallida mesa de diálogo con el gobierno.

Desde hace un año, el trabajo de Codevida y Acción Solidaria se transformó. De ser organizaciones de apoyo educativo y cooperativo entre pacientes, pasaron a ejercer un papel fundamental en la atención de la crisis humanitaria que vive el país. En 12 meses han distribuido ayuda, obtenida principalmente de donaciones de venezolanos en el exterior, a 10 entes públicos, 14 organizaciones y 25 comunidades indígenas. Desde la sede de Acción Solidaria han entregado 5.840 donaciones directas.

Esa ayuda está lejos de ser suficiente.
“El primer mes atendimos a unas 250 personas. En este momento pasamos de las 750 personas atendidas al mes. Y recibimos alrededor de 2.000 llamadas por mes, la mayoría quedan sin solución, porque la capacidad de ofrecer ayuda solo crece en la medida en que podemos recibir donaciones”, explica Feliciano Reyna, presidente de Acción Solidaria.

Para garantizar que lo recaudado era realmente necesario, las organizaciones, con ayuda de médicos y expertos, crearon una lista de medicinas esenciales de 240 productos para adultos y 180 para niños, más otra de 80 artículos compuesta por insumos prioritarios.

Pero hay medicamentos de alto costo y alta complejidad que no han podido recolectar. Tratamientos inyectados contra el cáncer o la diabetes, que requieren estar refrigerados en todo momento, o medicinas de alto costo para trasplantados, por ejemplo, son difíciles de conseguir en la oficina que se encarga de las donaciones.

“En el caso de medicamentos de alto costo, la situación es grave, hay ausencia absoluta en el Seguro Social para condiciones de salud crónica, y muy rara vez a nuestro programa llega uno que otro medicamento para enfermedades crónicas. Por eso nos estamos enfocando en encontrar formas de conseguir este tipo de fármacos para traerlos a las personas que más los necesitan”, afirmó Francisco Valencia, presidente de Codevida.

Ambas organizaciones recalcan que solo las ONG son incapaces de aportar soluciones significativas a la crisis de salud que atraviesa todo el país y piden a los políticos que recuerden que la petición de un canal humanitario estaba entre las prioridades de la oposición cuando se instauró la mesa de diálogo en 2016 y cuando comenzaron las protestas en abril pasado.

“El factor político ha olvidado el tema humanitario. La situación se nos está yendo de las manos. Necesitamos ayuda grande para poder evitar más muertes por falta de medicamentos”, aseveró Valencia.

Con el viento en contra
El reto más grande para el Programa de Acción Humanitaria ha sido vencer las barreras que creó la empresa de correo Ipostel cuando prohibió el envío de medicinas a nivel nacional.

“Es una de las cosas que nos han impedido lograr llegar a otras zonas del país. Solo podemos ayudar a personas de otras ciudades si tienen familiares que puedan venir a Caracas a retirar los medicamentos con un récipe y una copia de la cédula del enfermo”, explica Reyna.

La mitigación del daño que ha ocasionado la crisis en el país ha sido posible, en gran parte, gracias a los venezolanos que viven fuera de Venezuela. “Me maravilla la gente en el exterior, la mayoría mujeres venezolanas. Es impresionante cómo se han coordinado para ayudar”.

Hasta ahora se han recopilado medicinas, insumos, alimentos, ropa y dinero en Miami, Fort Lauderdale, Baton Rouge, Houston y Nueva York, en Estados Unidos; de Montreal y Toronto, en Canadá; Ciudad de México y Monterrey, en México; Madrid, Tenerife y Barcelona, en España; así como de Roma, París, Berlín y Amsterdam.

“El transporte por medio de los servicios puerta a puerta es limitado y no permite responder a las necesidades actuales en cuanto a insumos médicos, medicinas y alimentos, en la dimensión y el alcance que se requieren”, enumeran como obstáculo para la ayuda humanitaria.

También les preocupan los controles internos de transporte y la corrupción en las alcabalas distribuidas en todo el país que dificultan la movilización de los apoyos. “Hace falta capacidad de almacenaje para recibir los apoyos provenientes del exterior. Si se tiene mucho espacio, se corre el riesgo de señalamientos de ‘acaparamiento’ y ‘contrabando”, indican.

Acción Solidaria tiene una oficina en Caracas a la que pueden llamar para saber si están disponibles los medicamentos solicitados, al 0212-9522009. Para retirarlos, es necesario presentar un récipe médico formal sellado y, si se va en representación del enfermo, adjuntar una copia de la cédula.

 
Top