GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
Cumplidos dos años del cese del tránsito de carbón colombiano por carreteras venezolanas, rumbo a los puertos de La Ceiba y Maracaibo, debido al cierre de frontera implementado el 19 de agosto de 2015, transportistas de la zona limítrofe mantienen la esperanza de que el Ejecutivo nacional revierta esta medida y permita la reanudación de esta operación comercial, que durante años generó empleo para un sinnúmero de personas de esta parte del país.

Tras el cierre de la frontera y luego de la reanudación del tránsito de mercancías entre Colombia y Venezuela por los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, los conductores y propietarios de gandolas y volquetas que transportaban el mineral desde las minas de Cúcuta hasta Ureña y luego hacia los puertos, han insistido en la necesidad de que se restablezca esta actividad.

Sin embargo, a pesar de que ha habido algunos anuncios favorables al restablecimiento del tránsito de carbón, por parte de voceros gubernamentales, nada se ha concretado. Transportistas que se muestran preocupados por la situación, por cuanto se quedaron sin empleo, lamentaron que el posible restablecimiento de la operación “se ha quedado solo en palabras y en la tinta, porque en los hechos no se ha logrado materializar nada”.

“Ha habido un aliciente, pero cumplidos dos años del cierre no se ha podido materializar el paso del carbón, ni siquiera la salida hacia el puerto del carbón que está en los almacenes de Ureña. Eso casusa preocupación, sobre todo debido a la difícil situación económica que estamos padeciendo los transportistas y nuestro grupo familiar, por falta de trabajo”.

Recordaron los transportistas que semanas atrás se informó, de manera verbal, que el Gobierno venezolano iba a permitir la salida del carbón que está almacenado en Ureña, pero no se ha oficializado nada. Igualmente se ha especulado sobre la apertura del paso del carbón por la frontera colombo-venezolana; sin embargo, no se ha materializado nada, por el contrario, parece haberse “enfriado” el asunto, sobre todo debido a la tensa relación que por razones políticas hay entre los Gobiernos de ambos países.

Falta de entendimiento
Los transportistas de carbón creen que la tranca está en la falta de entendimiento entre el alto gobierno. Pese a que para Colombia representa una operación de exportación del Departamento Norte de Santander, que genera ingresos importantes, las negociaciones por parte de la cancillería para reanudar el tránsito “han sido muy tibias, no ha habido el coraje para tomar la decisión de abrir y generar trabajo en ambos lados de la frontera. Vemos esto cerrado por falta de entendimiento entre los dos Gobiernos”, sostienen.

En el desinterés de reanudar el tránsito por carreteras venezolanas también puede incidir el hecho de que el carbón de Norte de Santander está saliendo por los puertos de Barranquilla, aunque no en el mismo volumen que salía por Venezuela. El Gobierno neogranadino igualmente dio algunos incentivos en materia de costos de combustibles y peaje para que los exportadores y transportadores utilizaran esa ruta.
1,5 millones de toneladas pasaron por Venezuela.
En el mejor momento de la operación, por territorio venezolano fueron movilizadas 1,5 millones de toneladas anuales de carbón colombiano. La actividad generaba empleo, de manera directa e indirecta, para un importante número de personas de la frontera venezolana.

Después del cierre de la frontera, que llevó la operación a cero, 90 por ciento de los transportistas que se dedicaban al acarreo y traslado de carbón hasta los puertos están parados. Algunos se dedican a hacer transporte nacional con la poca carga que sale o llega a la zona de frontera. Las operación de intercambio comercial binacional que se dan en horario de la noche también son bajas y, por consiguiente, la oferta de empleo para los transportistas es muy baja.

Los transportadores reiteraron el llamado al Gobierno nacional y regional para que se reactive nuevamente esta gran fuente de trabajo, que beneficiaba no solamente a la gente de la frontera tachirense sino también de gran parte del occidente del país. Transportistas de Maracaibo, Trujillo, Mérida y El Vigía dependían de esta operación, al igual que las personas que están en el puerto de La Ceiba.

José G. Hernández
http://lanacionweb.com/regional/dos-anos-de-paralisis-tiene-transito-de-carbon-colombiano/
 
Top