GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
Aun cuando las autoridades colombianas, hasta ayer, no habían suministrado información adicional sobre el secuestro y posterior fuga  del empresario colombiano Carlos Eduardo Galezo, en breves declaraciones que dio la víctima, este mismo viernes, dijo que huyó en un descuido de sus captores.

Sin embargo,  no han salido a la luz pública otros aspectos relacionados a su secuestro, que duró menos de 24 horas, como por ejemplo, según su apreciación, si los autores  del hecho corresponden al hampa común, a alguno de los grupos subversivos que operan en la frontera, o si se trató de otra agrupación delincuencial.

Carlos Eduardo Galezo, de 38 años, domiciliado en Norte de Santander, en conversación con el coronel Javier Barrera, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, hasta donde llegó en compañía de uniformados del grupo de Acción Unificada para la Libertad Personal (Gaula), dijo que no lo pensó dos veces para escapar, aprovechando un descuido de los delincuentes.  

También les narró las angustiosas horas que pasó desde el jueves, a las 5 de la tarde, cuando en San Antonio  del Táchira, muy cerca del comando de la Guardia Nacional,  al menos cuatro hombres, que lo llamaron por su nombre, lo obligaron a huir con ellos en una camioneta con vidrios ahumados.

Lo encapucharon y luego lo llevaron hasta algún  lugar de San Antonio del Táchira. Por su liberación, ya los delincuentes le habían pedido a su familia una millonaria suma de dinero en pesos colombianos.

Al conocerse el secuestro de Galezo, quien tiene empresas comercializadoras de productos de aseo en cinco municipios del territorio venezolano desde hace muchos años, de inmediato se activó el Gaula de Colombia y, por Venezuela, el Gaes-Táchira.

Al concretarse la llamada extorsiva, desde un número colombiano, el Gaes, durante la triangulación telefónica, estableció que provenía de alguna antena ubicada en La Parada, en Villa del Rosario, Norte de Santander, frontera con San Antonio del Táchira. (MB)
 
Top