GuidePedia

Prensa. efectococuyo.com
La fiscal destituida Luisa Ortega Díaz dijo en Costa Rica que tiene pruebas de un caso en el que el presidente Nicolás Maduro desvió del fisco entre 8 y 10 millones de dólares en efectivo. “Hay muchos funcionarios comprometidos con el tema de corrupción de la empresa Odebrecht, además del presidente Nicolás Maduro, quien sustrajo del fisco entre 8 y 10 millones de dólares en efectivo y los pagó a una importante firma”, dijo Ortega Díaz.

Hermann Escarrá, Jesse Chacón, Elías Jaua, Maximilien Sánchez Arveláiz y Diosdado Cabello son los nombres de los otros funcionarios del Gobierno venezolano que Ortega Díaz denunció en una rueda de prensa en Costa Rica ofrecida este lunes, 28 de agosto. Todos, aseguró, están vinculados con los expedientes de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht y que maneja el Ministerio Público.

Ortega Díaz viajó a Costa Rica para reunirse con el fiscal general de ese país, Jorge Chavarría Guzmán. Luego del encuentro, la extitular de la Fiscalía indicó que entregará las pruebas de corrupción al gobierno de los Estados Unidos.

“Tengo pruebas de Odebrecht que involucran al constituyente Diosdado Cabello. Me reuní con fiscales de EEUU y se las entregué”, informó a los medios costarricenses. Añadió que la empresa de un familiar del abogado y constituyente Hermann Escarrá fue utilizada como fachada en el caso de la constructora brasileña.

Según Ortega Díaz, para la “millonaria trama de corrupción” se ha utilizado “como fachada a la empresa venezolana Contextus Comunicación Corporativa“, propiedad de Mónika Ortigosa, esposa de Alejandro Escarrá, quien a su vez es sobrino de Hermann Escarrá.
Hasta la fecha, la fiscal destituida por la Asamblea Nacional Constituyente ha denunciado en distintos países de Latinoamérica la persecución en su contra y casos de corrupción que involucran a altos funcionarios venezolanos. Entre los países visitados figuran Colombia, Brasil y Costa Rica. “He visitado los países para dejar las evidencias que tengo”, dijo. Advirtió que no va a poder visitar todos los que quisiera “por cuestiones de tiempo o de dinero”.

Reiteró que tiene información de que el Gobierno venezolano aún la persigue y que podía contratar sicarios para acabar con su vida. Añadió que por esta razón va a formalizar una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Denunció que el Gobierno tiene una política de armar civiles que usa para dispersar las protestas y dijo que el Ejecutivo propició más situaciones violentas al impedir a la población expresar su descontento en las manifestaciones que iniciaron en abril de este año.

Indicó que si llega a regresar al país durante el gobierno de Nicolás Maduro sería encarcelada, desaparecida y torturada. “Regresar a Venezuela significa la muerte”, aseguró. También afirmó que las visitas que ha hecho a los países de la región son para denunciar la situación que atraviesa los venezolanos. “Todo esto que estoy haciendo es por ti Venezuela, por ustedes hermanos. No pierdan la esperanza”, finalizó.

 
Top