GuidePedia

Prensa. Notisur.
Contrario a todos los pronósticos de aquellos agoreros que aseguraban que no sería posible consolidar la unidad en Apure, los hechos están demostrando lo opuesto, ya que cada uno de los partidos políticos que forman parte de la Mesa de la Unidad Democrática se ha integrado masivamente a respaldar la candidatura de José Gregorio Montilla.

Y es que queda demostrada la madurez política que ha adquirido la dirigencia opositora en estos duros años de la revolución, aprendiendo a la fuerza que el contrincante a vencer está en la acera del frente y no dentro de las filas de la Mud. En cada recorrido se enarbolan banderas de Voluntad Popular, Avanzada Progresista, Primero Justicia, Copei, AD, Un Nuevo Tiempo y del Mas, así como además se aprecia el acompañamiento de cada uno de los dirigentes de estos partidos.

Incluso, en los equipos de trabajo conformados se integraron activamente para bregar por el triunfo el venidero 15 de octubre, convencidos desde la Mud que es necesario un cambio de gobierno en el estado Apure y en todo el país. A través de redes sociales, se han difundido gráficas de los acompañamientos que hacen los distintos dirigentes al candidato Montilla, llegando incluso a cubrir encuentros donde el aspirante no puede presentarse, para así llevar el mensaje de cambio a la mayor cantidad de apureños.

Apure potencia
Entra por la emergencia. Estaba desesperado, su mamá convulsionaba una y otra vez. Dos personas se acercan: “Si quieres guantes, jeringas”. Los bachaqueros no desaprovechan la oportunidad. Le ofrecían medicinas o insumos inmediatos, pero más costosos. Cargaban unos bolsos llenos gasas, vendas, jeringas y guantes. Si necesitabas remedios se comunicaban por teléfono para que los llevaran al hospital.

Los enfermeros encargados ofrecían más de la dosis a los pacientes. Luego, por alguna razón, la diferencia desaparecía y se convertían en billetes de todos los motivos.  La paciente estaba conectada a un ventilador. Sus familiares la rodeaban preocupados por su estado. Ella todavía no despertaba y tenían que hacerle una tomografía. En búsqueda del aparato les dicen que los tomógrafos de todo el pueblo están dañados. Inmediatamente piensan en trasladarla a Caracas, con la esperanza de que en el camino sobreviviera.

Al tomar esta decisión se pusieron en contacto con un funcionario del hospital, quien se identificó como el jefe de las ambulancias. Él llama por teléfono, habla con dos choferes para movilizar unas bombonas de oxígeno y dirigirse hasta Caracas. Además, necesitaron localizar una batería para la ambulancia.

Listos para arrancar el funcionario les notifica que no pueden salir, porque tienen varios pacientes delante de ella y a su vez le faltaban unos documentos. La información extra no había sido notificada y la familia con el paciente en cama se desespera aún más. Fue una noche llena de desesperación y angustia mientras los familiares buscaban resolver el traslado. Sin embargo, la muerte llegó primero que la famosa ambulancia.

Con un gran vacío los familiares desconectan a la paciente, quien deja de respirar minutos después. En medio del sufrimiento que se sentía en la habitación, el funcionario entra y exige las bombonas de oxígeno. “Me hace el favor y respete estos momentos de dolor”, dice una hermana de la persona en cama. El funcionario no dice nada y permanece en la habitación alrededor de 10 minutos.

Unos días después se comunican con el funcionario. Él exigía la devolución de las bombonas de oxígeno y mencionó que había denunciado el caso, pues se trataba de un bien del Estado en manos de una persona natural.  Este funcionario deseaba tener las bombonas en su poder y les comentó a los familiares que el dinero, el cual habían gastado para llenar las bombonas, debían negociarlo con terceros que solicitaran dicho bien. Sin embargo, el día siguiente uno de ellos se dirige con su abogado para reportar e investigar sobre la presunta denuncia del funcionario.

“Nos dirigimos hasta el hospital a ver si esa queja era verdad y en la oficina nos dijeron que no habían generado ningún tipo de denuncia en contra de los familiares”, dice el abogado. Para cubrirse las espaldas generaron un escrito explicando toda la situación y mencionando que este acontecimiento podía verse como un acto de corrupción. Facilitar las bombonas era responsabilidad del hospital y no de una persona en específico que negociara bienes del Estado.  Esa misma semana acudieron al hospital para entregar el escrito y las bombonas.
 
Top