GuidePedia

Prensa. elestimulo.com
La Sociedad Venezolana de Salud Pública teme que se disemine por todo el país la epidemia de sarampión detectada en el estado Bolívar, debido a la forma en que el Ministerio de la Salud está manejando los casos y por la falta de recursos para abordar la enfermedad. En su cuarta alerta sobre sarampión, la organización señala que “se expande y aumenta rápidamente la epidemia” y señalan que las autoridades sanitarias del país no están informando debidamente ni están cumpliendo con los procedimientos para evitar que la enfermedad alcance otras regiones del país.

El pasado 19 de septiembre, Keyla Infante, epidemióloga del Instituto de Salud del estado Bolívar y María Auxiliadora Rangel, epidemióloga del estado Carabobo, fueron las primeras voces oficiales que hablan sobre el tema. Además de confirmar la existencia de casos de sarampión en el estado Bolívar, las funcionarias informaron que están por llegar vacunas, aunque no precisaron fechas.

La Sociedad Venezolana de Salud Pública concluyó, después de escuchar a las voceras del Ministerio, que “solo es cuestión de tiempo para la diseminación de la epidemia a otras regiones del estado Bolívar y del país.” A principios de mes se conoció a través de un reporte del Ministerio de Salud de Uruguay, la reaparición del sarampión en el país y la Sociedad Venezolana de Salud Pública registró 33 casos confirmados a mediados de mes.

Según las funcionarias del Ministerio de Salud, hay 38 casos confirmados, de los cuales 28 no habían sido vacunados. No ofrecieron detalles sobre gravedad de los casos, pero aseguraron que las parroquias más afectadas con casos confirmados, están ubicadas en San Félix.

La Sociedad Venezolana de Salud Pública estima que no hay suficientes vacunas disponibles, pues la funcionaria Infante dijo que “el Estado venezolano espera recibir un importante lote de la vacuna SR para los adultos”.

Ante esta situación,  exigen al Ministerio de la Salud que “implemente las campañas de vacunación necesarias garantizando su disponibilidad y acceso universal, sin condicionamientos de ningún tipo; que eduque y sensibilice a la comunidad, a cumplir con la práctica de la vacuna y a participar  activamente, colaborando en el control de la epidemia. Es importante que se provea, inmediatamente, a todos los trabajadores de salud de los equipos de protección personal y se garantice la administración de vacunas a quienes no las hayan recibido.”

 
Top