GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
El cese de actividades de las casas de cambio de La Parada y Cúcuta en protesta contra regulaciones establecidas por el Gobierno nacional de Colombia, acentúa aún más la precaria situación económica de los centenares de compradores y viajeros venezolanos, quienes ante el paro de los cambistas se ven obligados a recurrir al mercado clandestino, donde el precio del bolívar es inferior al que mantenía el mercado cambiario de la frontera colombiana.

Los cambistas de La Parada y Cúcuta cesaron actividades este miércoles y en carteles pegados en las santamarías de las agencias anuncian que la medida de protesta será por ocho días, para solicitar al Gobierno que establezca “normas y requisitos más flexibles”. Protestan contra las regulaciones 060 de agosto de 2016 y la circular 013 de diciembre del mismo año, las cuales establecen una serie de condiciones y requisitos de ley para que las casas de cambio puedan operar.

El cierre de las casas de cambio colombianas complicó la situación de los centenares de venezolanos que diariamente cruzan la frontera con bolívares a cambiarlos por pesos, para luego comprar comida, medicina, repuestos u otros insumos en el comercio neogranadino.
También afecta a los viajeros venezolanos que se internan en Colombia o van en tránsito hacia terceros países y requieren convertir bolívares en pesos o dólares para costear el viaje.

En la mayoría de comercios de La Parada tampoco estaban recibiendo bolívares, lo que privaba al venezolano de la posibilidad de hacer sus compras. Muchos que viven en la frontera por lo general acostumbran a guardar pesos y no tienen problemas al momento de comprar en el comercio neogranadino, sin embargo, la situación se torna complicada para aquellos venezolanos procedentes del interior del país que llegan con cantidades de bolívares para convertirlos en pesos y poder comprar.

Cambios ilegales
Con las agencias de cambio cerradas, ante la necesidad a los ciudadanos venezolanos no les quedó otra alternativa que recurrir a vendedores ilegales callejeros o sitios clandestinos, que compraban bolívares a precio más devaluado que el del mercado cambiario, y luego también lo revendían a quien lo necesitaba a precio exagerado.

El martes en la tarde el precio de la moneda venezolana en las casas de cambio era de 0,14 pesos para la compra y 0,16 para la venta, y según se conoció, este miércoles en la mañana hubo personas que cambiaron en la calle a precio muy inferior. Asimismo, quienes tenían pesos y necesitaban bolívares para entrar a territorio venezolano, cambiaron a razón de 0,18 y 0,19 pesos bolívares, lo cual resultó desfavorable.

De la coyuntura que se presenta con el cese temporal de actividades de las casas de cambio colombianas, también sacan provecho cambistas informales, vendedores, prestadores de servicio, taxistas y moto-taxistas, entre otros personajes que están del lado venezolano, y hacen las conversión de bolívares o pesos a tasas distintas a las que mantenía el mercado cambiario, o cobran determinados servicios en pesos, pero a un valor desfavorable para el cliente o usuario.

Cambistas exigen al Gobierno flexibilidad
San Antonio.- Operadores cambiarios de la frontera colombiana exigieron al Gobierno neogranadino mayor flexibilidad en las normas que regulan la actividad cambiaria en la zona, pues aseguran que el Ejecutivo está exigiendo requerimientos imposibles de cumplir.
En protesta contra la resolución 060 emitida en agosto y la circular 013 de diciembre del año pasado, los cambistas iniciaron este miércoles el cese de actividades que se extenderá por ocho días.

Erminda Corredor, operador cambiario de La Parada, expresó que “estamos en un cese de actividades en contra del atropello que viene cometiendo el Gobierno colombiano. En agosto emitió la resolución 060, donde nos indica unas normas imposibles de cumplir”, dijo la profesional del cambio. A nosotros nos exige que cumplamos con la norma, pero al ilegal no le dice nada. No entendemos qué quiere el Gobierno con esto, añadió la vocera. Los cambistas esperan que el Gobierno los escuche antes de emitir cualquier norma regulatoria.

“El Gobierno no mira la situación que tenemos en la frontera. Nos tiene abandonado, debe venir a mirar la realidad que estamos viviendo. Cúcuta depende de Venezuela, como Venezuela depende de Colombia, y ahora más porque los venezolanos vienen a comprar alimentos, medicinas. Hoy día no tenemos clientes, nosotros tenemos usuarios, personas que llegan con 100 mil bolívares y le damos 14 mil pesos, porque a eso está el cambio, y entonces la normativa nos exige que pidamos una serie de requisitos a esa persona”, añadió.

Se estima que en Norte de Santander hay alrededor de 400 operadores cambiarios legales, sumamos más de 1200 personas que dependen directa o indirectamente de esta actividad. Además de cerrar las agencias, los operadores cambiarios y trabajadores de las agencias de La Parada se disponían a participar este miércoles en el plantón en el parque Santander, de Cúcuta, para llamar la atención del Gobierno Nacional.

(José Gregorio Hernández)
http://lanacionweb.com/regional/cierre-de-las-casas-de-cambio-agudiza-situacion-de-compradores-venezolanos/
 
Top