GuidePedia

Columna. Augusto Guevara
“Dios ayuda con más gusto al luchador que al inerme” Rabino Ben Israel/Ámsterdam-Siglo XVII. Circunstancias de fuerza mayor me han impedido estar en Apure durante los últimos meses ayudando, como es mi deseo,  “de cuerpo presente” la candidatura democrática de José Gregorio Montilla a la gobernación del estado que me dio todo, desde la vida hasta mis dos hijas, aunque me consuela que en el lugar donde habito (Caracas, estado Miranda) hay otro candidato democrático, Carlos Ocaríz, por quien sufragaré gustosamente y a cuyo equipo de campaña he ofrecido mi incondicionalidad y trabajo. Nada es más importante en el hoy cívico venezolano, que su voto por los candidatos de la democracia y de allí mi respetuosa invitación a mis lectores. Algunas premisas hablan de la pertinencia de esa invitación. Maduro y sus seguidores estimulan de todas las formas posibles la abstención, porque saben que por esa vía se pueden colar varios de sus candidatos.

Lamentablemente algunos dirigentes que se dicen opositores, sin querer o queriendo, le hacen el juego con su silencio o, peor aún, llamando a no votar porque, dicen por las redes sociales,  los partidarios del voto somos traidores a quienes ayer marchamos reclamando el voto entre otras cosas muy importantes. ¿Cómo es eso, les preguntaría, que quienes ayer nomás andábamos reclamando elecciones, hoy somos traidores a esos reclamantes de elecciones? Supongo que la actitud abstencionista de esos dirigentes obedece a rivalidades subalternas con los líderes democráticos que promueven la estrategia electoral, sin tomar en cuenta que su conducta le está haciendo el juego al oficialismo, pues es sabido que si los enchufados alcanzan importante número de gobernaciones, esa circunstancia numérica puede enervar la voluntad, fuertemente favorable hoy a la causa democrática venezolana, de la comunidad internacional, pues números parejos entre maduristas y demócratas, implicaría, aunque sólo fuera en apariencia, una cierta normalidad que, eventualmente podría frenar la acción política de esa comunidad internacional, lo que sería de alta rentabilidad política para el gobierno que nos proponemos a desalojar democráticamente.

Que lamentable sería que dirigentes democráticos de nuestra mayor estima, le estén poniendo “el caldo  gordo” a quienes hoy tienen estos números: Tribunal Supremo de Justicia, 75% de  rechazo; Fuerzas Armadas, 75% de rechazo; Consejo Nacional Electoral, 75% de rechazo; Nicolás Maduro, 85% de rechazo. Por todo lo dicho es que me he permitido invitar, respetuosa pero vehementemente, a todos los demócratas de mi país a votar con entusiasmo el próximo domingo 15 de octubre.

Tw: @aguevaraanzola
 
Top