GuidePedia

Prensa. La Verdad de Monagas.  
Eran las 7:00 de la noche del domingo 15 de octubre cuando Saúl Silva, de 28 años, tocaba su arpa en una fiesta, en la población La Hormiga, parroquia La Pica al este de Maturín. La vida del joven acabó tres horas después que recibió un tiro en el abdomen propinado, presuntamente, por un policía.

Jesús Hernández, papá de la víctima, denunció que el supuesto funcionario policial estaba bajo los efectos del alcohol cuando le disparó a su hijo. El aparente uniformado, agregó, estaba celebrando el triunfo de la gobernadora Yelitza Santaella y decidió jugar con su arma de reglamento delante de los músicos. El hombre le quitó el peine a la pistola, pensando que con esto quedaba libre de balas; apuntó al muchacho y al accionarla, salió un proyectil directo hacia Saúl. Dentro de la cámara del arma quedaron balas y una fue la que acabó con la vida del músico.

Al verlo herido, sus compañeros prendieron un carro y lo subieron para llevarlo hasta el Hospital Universitario “Dr. Manuel Núñez Tovar”(Humnt) y recibiera atención médica. Silva fue ingresado de emergencia al quirófano, pero cuando los especialistas hacían su trabajo, el muchacho se complicó y falleció.

El deceso causó consternación no solo en su familia, sino entre los músicos que lo conocían. Silva tenía 15 años en el ámbito musical, era un destacado arpista y maraquero. Residía junto a su familia en el sector La Muralla, parroquia San Simón de Maturín, y dejó a tres niños huérfanos, uno de 6, 5 y 3 años. Era el mayor de tres hermanos. Sus compañeros lo recuerdan como un joven entregado a su pasión, serio, responsable y honesto.
 
Top