GuidePedia

Prensa. elestimulo.com
República Dominicana se afianza como lugar de llegada para venezolanos que huyen de la crisis de su país. Las condiciones climáticas, las similitudes sociales y una economía pequeña pero pujante -con un crecimiento sostenido de 7% del Producto Interior Bruto, según el Banco Mundial-, han convertido a la isla en objetivo de la emigración. Una deuda sigue pendiente: lograr facilidades migratorias para regularizar a los que están, y los que seguirán llegando

En septiembre de 2017, en República Dominicana hubo abastecimiento, refugio y salvamento del paso de dos huracanes: Irma y María, que bordearon la isla, provocando muy pocas pérdidas y confirmando la creencia popular de que es un territorio bendecido. Los dominicanos parecen estar muy acostumbrados a la temporada de huracanes y ni siquiera en alerta roja con un huracán categoría 5 a la vuelta de la esquina perdieron la calma y el buen humor.

A lo que aún no se acostumbran es a la ola de inmigrantes venezolanos que han llegado a ese pequeño país caribeño en los últimos años. No existen cifras exactas de la cantidad de venezolanos radicados actualmente en República Dominicana. Según el informe de flujo migratorio del Banco Central dominicano, en el apartado de Llejada de Extranjeros No Residentes, en 2014 entraron a Dominicana 37.972 venezolanos. Al año siguiente, subió a 55.494 y en 2016 la cifra alcazó un impresionante 170.713, de los cuales 161.636 personas abandonaron el territorio. Más del 5% no volvió.

En 2017, hasta septiembre, 81.750 venezolanos llegaron hasta los aeropuertos del país caribeño, y 78.818 salieron. El 3,59% decidió quedarse. “Muchos de estos ciudadanos llegan para adquirir bienes que escasean en su país. Otros lo hacen con la finalidad de explorar y fijar residencia definitiva en la República Dominicana”, admite el Banco Central.
Reportaje Completo:

 
Top