GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
Se tornó aún más compleja la tarea de abastecerse de gasolina en la capital tachirense, pues muy pocas estaciones de servicio estaban operativas por la falta de combustible; y en aquellas donde había, los usuarios debieron emplear entre seis y siete horas para llenar los tanques de los automotores.

La tediosa espera se tornó en impaciencia en varias de las estaciones de servicio, donde los usuarios optaron por evitar que los acostumbrados “coleados” pagaran entre 20 y 25 mil bolívares para llenar el tanque, modalidad que ha sido impuesta por los isleros o bomberos, quienes descaradamente y a la vista de todos, cobran esa suma sin importarles que las demás personas tengan que esperar por muchas horas para acceder al combustible.

Las pocas estaciones que poseían gasolina se vieron colmadas de impacientes conductores, que incluso llegaron a estacionarse desde la madrugada para lograr unos litros de gasolina, espera que en algunos casos no fue fructífera, pues tras algunas horas de abiertas, aparentemente fallaron los sistemas computarizados y por lo tanto fueron paralizadas las actividades de llenado, lo que derivó en protestas y quejas por el mal servicio.

Al menos unas quince bombas de servicio, de la parte alta y baja de la ciudad, esperaban hasta las horas del mediodía el arribo de gandolas con el combustible, lo cual generó mayor impaciencia entre los dueños de los automotores.

A raíz de las largas colas en los alrededores de las diversas estaciones de servicio, se formaron grandes trancones, lo cual creó un enorme caos, que incluso impidió por horas que el tránsito fuera fluido.

¿Dónde están las autoridades?
El caos que se observara en las pocas estaciones de servicio que operaron ayer miércoles, el común denominador fue la ausencia de autoridades militares que organizaran la distribución del combustible, ya que se ha hecho costumbre en las bombas que coleados y oportunistas paguen para evadir las tediosas horas de espera, hecho que en gran parte es el causante que muchos ciudadanos deban esperar por muchas horas para llenar los tanques de sus vehículos.

La presencia de miembros de la Fuerza Pública en las estaciones de servicio, aunque no es un garante de transparencia, pues en ocasiones cuando estos se encuentran de custodia suele ocurrir la misma situación de los coleados, permitiría que esta práctica fuese menor, lo que indudablemente contribuiría al descenso de las kilométricas colas.

Poco combustible
Isleros consultados declararon que el abastecimiento de gasolina para el estado Táchira ha sufrido serios retrasos en los últimos meses por daños en la gandolas y falta de repuestos para repararlas, lo que agregaron ha impactado negativamente en la distribución del mismo y por ende, causando el caos y suplicio en el que se ha convertido llenar el tanque de los carros.

Pablo Eduardo Rodríguez
 
Top