GuidePedia

Prensa. share.america.gov
Megha Vora comienza cada clase de defensa propia en su gimnasio de artes marciales de Mumbai enseñando a las mujeres cómo gritar. “Simplemente, no pueden gritar”, dice. “Se les ha dicho durante todos sus años de crecimiento que no pueden hablar en voz alta, tienen que ser educadas, no pueden replicar. Entonces, un buen día cuando tienen problemas, se espera que griten, lo cual no es justo”.

“Necesitamos darles una voz propia”, dijo.
Vora es la sensei principal, o instructora, en el emblemático Centro de Defensa Propia de Mujeres (en inglés) en Mumbai. Cofundado por Vora y su esposo, es el primer gimnasio privado para aprender defensa propia en la India que ofrece clases gratuitas para mujeres y niñas. Con nueve ubicaciones en todo el país, el centro ha capacitado a más de 20.000 mujeres en defensa personal básica.

Vora es cinturón negro en jujitsu y ha adoptado su método de usar la fuerza de un oponente contra ellos para enseñarles a las mujeres sobre su propia fuerza, tanto interna como física.
En las artes marciales, ella ha encontrado los medios para luchar contra el sexismo que encuentra como mujer en la India.

Vora era una estudiante universitaria que tan solo había tomado lecciones de karate de un amigo durante unos meses cuando un chico del vecindario la amenazó en su camino a casa después de la clase y ella lo golpeó. “Esa fue la primera vez que experimenté el poder que tenía dentro de mí”, dice ella.

Vora llegó a Estados Unidos como parte del programa Global Sports Mentorship (Mentores en Deportes Mundiales) del Departamento de Estado de Estados Unidos, un programa de intercambio que reúne atletas femeninas de todo el mundo con mujeres empresarias líderes de Estados Unidos. Julie Eddleman, socia de clientes globales para Google, actuó como mentora de Vora.

“Creo que los aprendices han conseguido una buena base de desarrollo de marca, marketing y medios digitales que les ayudarán cuando regresen a sus países de origen e implementen sus planes de acción” para mejorar sus negocios, dice Eddleman. Vora trabajó con Eddleman para construir una estrategia para atraer patrocinadores corporativos que la ayudarán a escalar el modelo de su centro y, finalmente, expandirse a 1.000 instalaciones.

Anteriormente, los patrocinadores potenciales hubieran rechazado el discurso de Vora argumentando que la defensa propia de las mujeres no era su causa. Después de estar en Estados Unidos, los contactos profesionales que conoció a través de Eddleman ayudaron a Vora a tomar un enfoque más amplio sobre el objeto de su negocio.

“Ya estaba trabajando en el empoderamiento de las mujeres, estaba trabajando en aumentar la confianza de estas chicas, guiándolas hacia las acciones legales que pueden emprender”, dijo. “Inmediatamente me di cuenta de que, sí, no puede funcionar solo teniendo la defensa propia en la agenda. Tiene que estar todo unido y voy a hacer todo esto por medio de la defensa propia”.
https://share.america.gov/es/ensena-las-mujeres-defenderse/
 
Top