GuidePedia

Prensa. efectococuyo.com
Las muertes de dos mujeres con trasplante de riñón se registraron la semana pasada. Belkis Solórzano murió la noche del pasado domingo, 12 de noviembre, luego de denunciar la escasez de medicinas y tras pasar tres meses sin su tratamiento. Tres días antes se registró el deceso de Yamilexi Reyes, quien falleció el miércoles, 8 de noviembre. Sin embargo, la muerte de Reyes no se conoció sino hasta una semana después, el 15 de noviembre.

Reyes era oriunda de Falcón, tenía 46 años y llevaba dos meses sin tomar los fármacos requeridos para su condición de salud: Myfortic y Prograf. El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), encargado de suministrar los inmunosupresores a los pacientes trasplantado a través de las farmacias de alto costo, tiene meses en falla.

Sin su tratamiento, el organismo de Reyes rechazó el riñón que le había sido trasplantado. Estuvo en diálisis durante 15 días. Sin embargo, el daño al órgano fue irreversible y falleció.

Esta misma situación fue denunciada por Belkis Solórzano quien, apenas horas después de dar su testimonio, murió. “Nos están quitando la vida si no nos dan los medicamentos”, advirtió en video un publicado en la cuenta de Twitter de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida).

La red Amigos Trasplantados de Venezuela indicó a Efecto Cocuyo que actualmente hay tres pacientes que presentan condición de rechazo agudo y que están en riesgo de morir por no tener sus tratamientos. La organización también alertó que los inventarios de medicamentos que manejan los trasplantados están a punto de agotarse y que la organización no tiene medicinas para ayudar a aliviar la situación.

Francisco Valencia, director de Codevida, estima que la escasez de medicamentos para trasplantados ronda el 90% en las farmacias de alto costo. Hasta la fecha, los pacientes no han recibido una respuesta de las autoridades del Seguro Social ante el peligroso desabastecimiento de inmunosupresores.



 
Top