GuidePedia

Prensa. efectococuyo.com
Los cierres técnicos han marcado el año 2017 en el hospital oncológico Dr. Luis Razetti, en Cotiza. Los galenos pasaron cuatro meses sin operar porque hubo una falla con una planta eléctrica que surte energía al quirófano en casos de emergencia. La situación volvió a la normalidad, pero desde hace cuatro semanas se volvieron a paralizar las salas de operaciones. Esta vez porque falta lo más básico para intervenir a los pacientes: suturas y relajantes musculares.

“Estamos en paro técnico“, aseguró a Efecto Cocuyo un galeno que prefirió mantener su nombre en reserva por temor a represalias. Espera que pronto lleguen los insumos para volver a operar; sin embargo, sabe que lo que recibirán no será más que un “pañito caliente” y que el desabastecimiento volverá a estar presente en cuestión de días.

“Eso que llega es muy poco. Alcanza para operar una semana o semana y media ¿y después? Volvemos a lo mismo”, lamentó el doctor. Las suturas y los relajantes musculares son dos de los insumos más básicos que están ausentes, pero la lista es diversa. En el centro de oncológico, de más 80 años de fundado, conseguir fármacos para las quimioterapias es un verdadero milagro. “En la farmacia de aquí solo hay unos cuantos tratamientos”, añadió.

Los pacientes que necesitan radioterapia están desamparados y deben volverse a los centros privados. Hace aproximadamente un año la máquina del Luis Razetti se dañó. Aplicar este tratamiento en una clínica sobrepasa los 100 millones de bolívares. La falta de insumos es algo que los galenos ven con extrema preocupación y lamentan que precisamente los pacientes con menores recursos sean los que se ven mayormente afectados por la crisis de salud.

“Ahora se le ha empezado a pedir a la gente que traiga lo que el Estado tiene que dar para que puedan operarse. Eso es una discriminación hacia las personas que no tienen dinero y los expone a los bachaqueros de la salud, que venden insumos médicos con el sello del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) a precios exorbitantes”, denunció el médico que prefirió no revelar su identidad.

Para ejercer presión sobre las autoridades sanitarias, varios servicios del hospital están paralizados por la falta de medicamentos y se niegan a atender a los pacientes hasta que no haya los insumos. “Yo no vengo a trabajar aquí para pedirles a los pacientes una lista de mercado”, aseguró.

Sin inversión y con cementerios de equipos
Hace más de 8 años que se hizo la última inversión importante de equipos al oncológico Luis Razetti. El deterioro de la infraestructura muestra las costuras de un hospital que el Estado dejó a su suerte. “En la época del boom petrolero se hacía inversiones al hospital”, recordó el galeno. Cuando el precio de los barriles de crudo superaba los 100 dólares, el hospital pedía y las autoridades respondían. Hoy la realidad es otra.

“Muchas de estas respuestas estaban atadas a convenios con Argentina, España y China para traer equipos. Hubo inversiones que se hicieron y fueron irresponsables”, añadió. Algunas de esas inversiones “perdidas” reposan en sus cajas en medio de los pasillos del hospital. Por ejemplo, dentro de una caja de cartón de dos metros de altura reposa un esterilizador traído de China en el año 2011. Nunca se pudo instalar y permanece en la entrada de los quirófanos.

Los médicos incluso se quejan de la calidad de algunos equipos, como sillas y camas médicas, importados a través de convenios con otros Estados y que no son de la calidad requerida. “Nunca hubo un plan y nos llenaron el hospital de peroles inservibles”, lamentó el médico.
http://efectococuyo.com/principales/oncologico-luis-razetti-en-cierre-tecnico-desde-hace-cuatro-semanas-porque-falta-lo-mas-basico
 
Top