Autoridades de Estados Unidos descubren matrimonios falsos en la Florida.

Los matrimonios ficticios permitían a los inmigrantes indocumentados obtener la residencia legal y después solicitar la ciudadanía en Estados Unidos, gracias al estatus migratorio especial de sus esposas cubanoamericanas.
Prensa.  Nuevo Herald
Esas bodas eran todas falsas, dicen las autoridades, dirigidas a engañar a los agentes de deportación en vez de buscar la felicidad de los recién casados.  Casarse con un cubano o cubana que sea residente legal es preferible para muchos inmigrantes indocumentados porque el matrimonio les permite obtener la residencia permanente a tenor con la Ley de Ajuste Cubano de 1966. Otro beneficio: una vez casado con un cubano o cubana, cualquier condición del estatus de un inmigrante indocumentado es eliminada automáticamente.

De Lima, de 59 años, apoyada por familiares y reclutadores, está acusada de orquestar uno de las mayores operaciones de matrimonios falsos en la historia del sur de la Florida. De Lima conectó a unas 20 mujeres cubanoamericanas que son residentes permanentes con un número similar de inmigrantes indocumentados de Rusia y otras partes de las antigua Unión Soviética.

Los matrimonios amañados han sido un problema desde hace mucho para el Servicio de Ciudadanía e Inmigración en el sur de la Florida y otras partes del país. La agencia no pudo entregar estadísticas sobre los casos documentados.

Anteriormente este año, 15 personas, en su mayoría cubanoamericanos, fueron acusados en una trama de matrimonios amañados en varias partes del país, como Georgia, Miami y otras ciudades del sureste de Estados Unidos. Los acusados —entre ellos tres de Miami— se confabularon para casarse con extranjeros con el propósito de conseguir la residencia permanente.

Dos casos similares salieron a la luz el año pasado, cuando varias personas, entre ellas varios cubanoamericanos, fueron acusados en Miami de reclutar a inmigrantes indocumentados para casarse con otros cubanos a cambio de dinero. Uno de los cubanoamericanos acusados en ese caso del 2016 supuestamente recibió $10,000 para casarse con una venezolana, de manera que ella pudiera obtener la residencia permanente.

En otro caso, también en el 2016, registros judiciales muestran que una de las acusadas cubanoamericanas se casó con al menos 10 “esposos” entre el 2002 y el 2012 a cambio de dinero.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment