GuidePedia

Esta iniciativa tecnológica surge de la vinculación del Inces con las comunidades que conforman el punto y círculo, a fin de encarar la problemática de la falta de prótesis en la entidad merideña. Prensa Inces. Mérida / Sede.-
Miguel Scorza es un tecnólogo mecánico proveniente de la ciudad de Mérida y está en la FIC-TEC Jacinto Convit 2017 mostrando su proyecto de innovación tecnológica con el diseño de una prótesis de rodilla desarrollada junto a 18 aprendices Inces.

El joven Scorza señala que este prototipo de prótesis se realiza desde el Inces para prestar apoyo a la Misión José Gregorio Hernández, ya que en la ciudad de Mérida hay, en este momento, unas 150 personas en espera de esta pieza médica.

El tecnólogo precisa que actualmente el costo de estas rodillas en el mercado internacional es de 3.500 euros, “pero ese precio varía considerablemente, y de acuerdo a nuestros costos, esta pieza estaría muy por debajo de esa referencia internacional; además de que tenemos la disposición de fabricarla en el país, y para ello, disponemos del diseño, el software y el prototipo ya programado totalmente en CNC, para tener una gran producción y así darle respuestas a todos las personas que por diversos motivos han perdido sus piernas”, dijo Scorza.

“Esté prototipo, único en Latinoamérica, es realizado con materiales reciclados de la industria regional. Se trata de una innovación importante ya que, solo en Mérida, existen muchas personas en espera de esta prótesis, las cuales son adaptadas por la misión José Gregorio Hernández. Esta rodilla se importaba desde Alemania y era muy costosa”, acotó Scorza.

En el stand del Inces, se destacó la participación de los aprendices merideños, quienes mostraron las técnicas utilizadas para la construcción de la prótesis de rodilla con la intención de exponer las capacidades y el desarrollo científico y tecnológico que se desarrolla en los talleres y laboratorios de esta institución en todo el país.

El maestro Scorza, tiene la responsabilidad de llevar la formación y capacitación de estos aprendices a través del curso de Diseño Mecánico, el cual tiene como objetivo la activación del laboratorio de prótesis que se encuentra en la ciudad de Mérida.

“Este equipo de trabajo de innovación tecnológica está conformado por unos dieciocho aprendices y por ello me siento muy contento de tener la posibilidad de darle a una persona la oportunidad de que pueda caminar por sus propios medios, así sea con un componente artificial; eso para mí no tiene precio”, valoró el joven.

Esta prótesis ha sido colocada exitosamente en una niña merideña que sufrió la amputación de su pierna a causa de una diabetes. Además de este proyecto de innovación, otros tecnólogos de los estados Anzoátegui, Aragua y Falcón exhiben sus propios trabajos que muestran la capacidad de los venezolanos como emprendedores.
 
Top