Cuatro cuerpos de seguridad usaron lanzamisiles y tanquetas para sitiar a Óscar Pérez.

Prensa. efectococuyo.com
Foto: Miguel Gutiérrez /EFE.
A Óscar Pérez, exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) lo estaban buscando desde junio de 2017. Este 15 de enero lo encontraron. El operativo, que empezó a las 5:00 am, terminó al mediodía con seis funcionarios heridos y dos fallecidos; cinco detenidos y una cantidad indeterminada de muertos, que presuntamente pertenecían al grupo comandando por el exagente.

Desde la madrugada, las autoridades cortaron los servicios de electricidad y telefónicos, a partir del kilómetro 14 de la carretera de El Junquito, zona montañosa del noroeste de Caracas, aunque el procedimiento se realizaba a 2.000 metros de distancia.

Al kilómetro 16 llegaron comisiones de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), pertenecientes a la Fuerza de Acciones Especiales (Faes); de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), integrantes de la Comsión Antiextorsión y Secuestro (Conas); de la Dirección Contra Inteligencia Militar y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional Bolivariana (Sebin).

También había funcionarios de la Policía del Municipio Libertador restringiendo el paso por la carretera nacional que lleva a El Junquito por lo que el acceso de los periodistas fue imposibilitado.

Camionetas blindadas de la Faes, tanquetas de la PNB y del Ejército, lanzamisiles, granadas y fusiles fueron utilizadas por los entes de seguridad del Estado para combatir a un grupo de siete hombres que se encontraban con Óscar Pérez, el exfuncionario que se convirtió en un “terrorista” para el Gobierno venezolano.

Expertos en materia armamentística indicaron a Efecto Cocuyo que el lanzamisil utilizado era un Ruchnoy Protivotankoviy Granatomyot (RPG), arma de guerra antitanque portátil de origen soviético.

Una fuente extraoficial, que tuvo acceso a información del operativo, indicó que hasta las 10:30 am los hombres de Óscar Pérez seguían haciendo frente a las comisiones, pese a que más temprano indicó a través de su cuenta de Twitter que se entregaría.

En un video que circuló vía mensajería instantánea se escucha una conversación entre un uniformado de la PNB y los hombres escondidos en una casa de El Junquito. El efectivo le asegura a Óscar Pérez que no quiere “que se ponga violento esto”.

“Aquí vamos a estar nada más el Ministerio Público, periodistas y nosotros (…) para hacer esto ganar, ganar, gana el Estado (…) ojo estaba hablando con Pimentel, le dije que la orden del presidente (inentendible) es resguardarle la vida y es por eso que no veo esto violento (…) Viene el Faes y sabe cómo actuamos en los grupos de acciones especiales (…) El Faes es una sola familia, vinimos a cumplir una orden y aquí estamos, tristemente”, se oye decir al funcionario que negociaba con Óscar Pérez.

Información de un agente dentro de la PNB aseguró a Efecto Cocuyo que en el operativo participaron miembros de un grupo de exterminio conformado por hombres del colectivo Tres Raíces. Estos portan carnet de ese cuerpo policial, aunque no pertenecen a él ni poseen entrenamiento policial, y suelen actuar como funcionarios de seguridad.

Una habitante de El Junquito indicó a Efecto Cocuyo que en la mañana pudo escuchar al menos 10 detonaciones fuertes, sumadas a las constantes ráfagas de disparos.

Faes en duelo en el Pérez Carreño
A las 11:00 am, en el Hospital Pérez Carreño, llegaron las ambulancias provenientes de El Junquito. Llevaban a ocho PNB heridos, de los cuales murieron dos, según indicó Diosdado Cabello, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv),primer vocero oficial que emitió información del despliegue.

Los fallecidos fueron identificados como Andrew Farate, a quien le dieron un tiro en el pecho; y Roger González, quien recibió tres impactos en el cuerpo, uno de ellos en la cabeza. Los heridos fueron:

Williams Tovar de 29 años de edad. Oficial de la Faes y de la Uote.
También se encontraba entre los heridos el líder del colectivo Tres Raíces, del 23 de Enero, Heikel Vázquez. Pero este ingreso no quedó registrado en las minutas del Pérez Carreño.

Para la 1:00 pm los alrededores del hospital caraqueño estaban rodeados de funcionarios de la PNB. Montaban guardia en los tres accesos: autopista Francisco de Miranda, carretera de Antímano y calle La Guayanita. Limitaban el ingreso de motos al perímetro, pero no obstaculizaban el paso de pacientes y familiares.

En la morgue del centro médico estaban apostados hombres vestidos de negro. Eran los compañeros de los heridos, pertenecientes a las Faes. Algunos tenían los pantalones manchados de barro y otros aún tenían encima el equipo de acciones especiales (cascos blindados y fusiles de guerra).

“El carro quedó destruido. Inservible. Tenías que ver eso”, “No sabes lo que fue eso. Nos veíamos a ver si nos dieron. ¡Yo decía que no, que a mí no me habían dado!”. Estas eran algunas de las expresiones que se escuchaban en las conversaciones de los efectivos.

A las 3:00 pm una furgoneta del Servicio de Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) salió de la morgue del Pérez Carreño; mientras que otra quedó estacionada en la entrada de esta dependencia de salud.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment