Venezuela tiene la conexión más lenta de Internet en Latinoamérica, según Ipys.

Prensa. Efecto Cocuyo.
El Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) Venezuela presentó este martes 27 de febrero su estudio “Navegación a la mínima expresión“, que realizó entre finales de enero y principios de febrero en 23 estados del país, para medir la calidad del servicio de Internet con el que cuentan los venezolanos.

La medición se logró gracias a un test  de velocidad “desarrollado de manera conjunta con la metodología de Measurement Lab (MLAB), un laboratorio de medición de internet abierto, asociada al New America’s Open Technology Institute, Google Open Source Research y Princeton University’s Planet Lab”, explicaron este martes.

Esto les permitió concluir que en el país desde el año 2012 ha venido en descenso en calidad del servicio, pues de acuerdo con el MLAB el país se ubica en el “último lugar en el análisis de 10 países a los que le hace seguimiento este laboratorio de internet.  Este país, incluso, tiene promedios de conexión justo debajo de Bolivia (1,78 mbps) y Surinam (2,42mbps)”.

Es decir que “la navegación en Venezuela fue diez veces menor que la de Costa Rica, y estuvo por debajo a la calidad del servicio que ofrecen países como Panamá, Perú, Guyana, Colombia y Ecuador“, a pesar de que hace seis años según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), se ubicaba en el sexto puesto en la región, pero desde 2015 entró en lo que se conoce como “niveles de precariedad”.

La investigación de IPYS se realizó entre el 23 de enero y el 6 de febrero, con el apoyo de la red nacional de corresponsales de la ONG y los ciudadanos que de manera libre y anónima participaron, jornada de medición que contabilizó 360 horas ininterrumpidas de monitoreo con  6.181 pruebas recabadas.

La ONG, conformada por periodistas que se dedican a la promoción del periodismo de investigación, defensa de la libertad de expresión e información y acceso a la información destacó que “los venezolanos navegan diariamente a un promedio de 1,61 Mbps  (megabits por segundo) en la Banda Ancha fija (BAF), es decir desde las conexiones tradicionales de casas, oficinas y otros centros de conexiones, mientras que solo pueden alcanzar 2,3 Mbps desde celulares y dispositivos, que se conectan a través de  la Banda Ancha Móvil (BAM)”.

Esto no representa ni siquiera el 50 % del promedio de navegación en América Latina, que para el primer trimestre de 2017 se ubicó en 5,6 Mbps, recoge IPYS. “En comparación con el historial de la velocidad promedio venezolana durante los últimos años, las pruebas fueron analizadas bajo el criterio de tres categorías: buena conexión: por encima de 4 Mbps;  conexión media: entre 1 y 4 Mbps; limitada o baja conexión: inferior a 1 Mbps. De total evaluado se obtuvo que 10,5% presentó buena conexión, 67,64% presentó una conexión media, mientras que 21,86 % limitada/baja conexión”, resume el Instituto.

Lo peor es que 3 de cada 10 usuarios en el país se conectan “en condiciones que no son aceptables según los estándares internacionales“, como lo demostró la medición en la que 2,86% de las conexiones registraron una velocidad menor a 256 kilobytes por segundo (kbps).

En cuanto a los estados del país, durante el desarrollo del test de velocidad se constató que hubo mayores deficiencias de conectividad en las zonas rurales de los estados Trujillo, Lara y Zulia, mientras que las conexiones “consideradas óptimas que oscilaron entre más de 5 y 15 megabits por segundo, fueron selectivas”.  Estuvieron diseminadas entre el Área Metropolitana de Caracas, Diego Ibarra (Carabobo), Maracaibo (Zulia), Maturín (Monagas), Ciudad Bolívar (Bolívar), Mérida (Mérida), municipio Girardot  (Maracay-Aragua) y municipio Jáuregui (Táchira).

IPYS Venezuela también alertó que “la libertad de la red se ha visto amenazada en los últimos años por disminución de la velocidad de internet, bloqueos de portales web y restricciones en plataformas de redes sociales en períodos de conflictividad política y social”.

A su vez recordaron que “el que el gobierno venezolano ha reaccionado a la migración de las audiencias que han dejado de lado los medios tradicionales como fuente primaria de información, para refugiarse en la web buscando sortear las medidas de censura y autocensura”, al imponer más controles, bloquear webs e incluso añadir más requisitos al momento de adquirir una línea de telefonía móvil en el país.

No dejaron pasar por alto que “la profundización de la crisis económica de Venezuela durante 2017 limitó aún más la libertad en la red. El control de cambio y las restricciones económicas, así como los índices inflacionarios y la deuda que acumula el Estado con proveedores  internacionales del sector de telecomunicaciones, ha ocasionado el aceleramiento del declive de la industria y, por consiguiente, de la calidad del acceso y calidad de las conexiones”.

Ilustración principal: Camila Agelvis Pons (para Ipys Venezuela)
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment