Anaqueles vacíos y precios altos: La cotidianidad del venezolano.

Los ciudadanos deben buscar en varios supermercados de la cuidad para conseguir parte de los productos de su lista. Anaqueles vacíos, pasillos solitarios y precios altos los reciben.
Prensa. el-carabobeno.com / Constanza Rojas
“Necesitamos de mi sueldo y el de mi esposo para comprar está bolsa, que tiene espagueti, arroz, y hortalizas”, comentó la docente universitaria Luisa Gómez mientras salía de un supermercado en la avenida Bolívar Norte de Valencia.

En la gran Valencia, los espacios en los mercados han sido llenados con paquetes de galletas o cereal, productos de limpieza, condimentos, botellas de agua o refresco.

“En 12 productos gasté un millón 800 mil bolívares y no llevo arroz ni pasta”, relató Martha Hernández, quien invierte su pensión y jubilación para comprar carne y legumbres.. Se quejó porque los productos importados no tienen marcado el precio en el empaque.

A pesar los aumentos salariales, el ultimo realizado el 1º de marzo por el presidente Nicolás Maduro, el ingreso no alcanza. Los precios de los alimentos cada día son más elevados y el ingreso mensual no permite cubrir una fracción de la canasta básica, coincidieron varios entrevistados.

El monto de las facturas cambia pero lo que se mantiene constante es el ascenso de los precios, aseguró Luis Carrillo, obrero de Empresas Polar, quien adquirió un kilo de sal a 49 mil bolívares.

La mantequilla llena los anaqueles con una etiqueta de 300 mil bolívares. Para adquirir un paquete de galletas, mermelada y un plátano se debe hacer una erogación de 246 mil bolívares. Una lata de sardina marca 69 mil bolívares.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment