Fe y Alegría: No hemos perdido el norte de llegar a quienes más lo necesiten.

Prensa. Efecto Cocuyo.
El movimiento Fe y Alegría trabaja para formar a sus estudiantes no solo desde las prácticas pedagógicas en el aula, sino también busca impulsarlos a ser productivos, emprendedores y a que desarrollen un profundo compromiso social.

Alumnos, educadores, empleados y obreros están convencidos de que estos espacios donde hacen vida “son más que una escuela” y de que están educando al futuro de Venezuela.

Yeismin Perdomo, quien desde hace 10 años es docente en la Unidad Educativa Prisco Villasmil, en la parroquia Antímano, aseguró que pese a las dificultades que enfrenta el país “no hemos perdido el norte de llegar a quienes más lo necesiten” y de vincularse con las comunidades.

Yeismin Perdomo, docente de Fe y Alegría en Antímano.
En una visita este lunes 12 de marzo a Efecto Cocuyo, la docente insistió en que ahora, más que nunca, es necesario que la comunidad educativa se involucre con los alumnos, ya que actualmente “hay mayores carencias” y a muchos se les hace difícil trasladarse a la escuela o hacer tres las comidas diarias. “Hay niños que se nos han desmayado en el patio”, confesó.

Advirtió que esta realidad, aunada a fallas en los servicios o a que los padres se quedan sin empleo, ha generado ausentismo. En este sentido, la dirección del colegio insta a los educadores a indagar qué sucede en cada caso y hacerles saber a las familias que cuentan con el apoyo de la institución. La meta: que no abandonen los estudios.

Perdomo, quien además es coordinadora pedagógica de Inicial y Primaria, señaló que la vocación de los educadores sigue intacta y puso como ejemplo que muchos, por fallas del transporte público, se van caminando a la escuela. Añadió que en estos momentos desean poder activar un comedor en la U.E Prisco Villasmil que tiene una población de 950 estudiantes. “Nos hace muchísima falta”, dijo.

Hablan los estudiantes
Sofía Landaeta, de 11 años de edad, consideró que en su escuela son “una familia” y cuenta que afortunadamente ha estudiado con su mismo grupo desde que comenzó primaria, excepto por un compañero que recientemente se fue del país con sus padres, en busca de una mejor situación económica.

Expresó que le parece positivo cómo desde la institución “ayudan a los padres a ser mejores” y “entienden cuando un alumno “no puede ir por alguna razón”.

La estudiante de sexto grado también se sabe parte de una comunidad muy grande: “Fe y Alegría tiene 174 escuelas en todo el territorio y está presente en 22 países del mundo”, recitó.

Luis Ángel Cordero, alumno de quinto año y que egresará como Técnico Medio en Informática, contó que lleva dos años en la U.E Prisco Villasmil y se sorprendió de cómo lo integraron sus compañeros y de cómo es la dinámica en la institución. “Me siento muy a gusto”, dijo.

Se confesó inspirado por la labor y el pensamiento del padre jesuita José María Vélaz que, durante plena dictadura de Marcos Pérez Jiménez, materializó su sueño de crear una red de escuelas en los barrios más pobres de Caracas, que luego se extendió dentro y fuera del país.

El joven de 16 años de edad, que realiza voluntariado en la parroquia y apoya en la formación de catequesis a niños de primaria, señaló que su paso por la institución lo ha ayudado a tener conciencia social.

Dijo que hace unos años quería estudiar derecho, pero se percató de las bondades de ser maestro y ahora desea estudiar educación.

Nazareth López, de 10 años de edad y estudiante de quinto grado, expresó sentirse “muy bien” en el colegio. Dijo que disfruta mucho de actividades extracurriculares como los talleres de teatro y de ajedrez que realizan en la escuela estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

Gran rifa anual
Esta semana miembros de la comunidad educativa de Fe y Alegría realizarán una “Invasión Educativa a los Medios de Comunicación” para hablar de las experiencias en sus instituciones y promover una de las tradiciones que sostiene el movimiento desde hace 50 años: una Gran Rifa Anual donde 60% de lo recolectado será invertido en las infraestructuras de las escuelas.

López señaló que  espera que con los recursos que obtengan se puedan pintar las paredes de la del U.E Prisco Villasmil, reparar los baños, las canchas y mejorar la iluminación. “Hay muchos salones sin bombillos”, dijo.

El boleto de la rifa tiene un costo de 3.000 bolívares y puede ser adquirido en los colegios, algunas entidades bancarias y en la sede principal de Fe y Alegría, en el edificio Centro Valores, detrás del Ministerio de Educación en la parroquia Altagracia de Caracas. El sorteo será transmitido el próximo 23 de mayo por Televen y los resultados serán publicados al día siguiente en la página web del movimiento.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment