Néstor Molina: “he aprendido a alejar el miedo del juego”.

Prensa. Sport Web Publicidad
En los vestidores de los Tecolotes de los Dos Laredos, club de la Liga Mexicana de Béisbol, la inspiración y la motivación vienen desde muy temprano acompañadas de júbilo, música y risas. Esa es la inyección de buena energía que promueve un venezolano que se siente como en casa.

Néstor Molina, defensor del Pitcher del Año en el circuito azteca, tiene otro reconocimiento puertas adentro. Su actitud positiva, su inusual tranquilidad en absolutamente todas las circunstancias y el enfoque que solo le toma pocos segundos en adquirir antes de subirse a la lomita, le dan una estabilidad mental y emocional que traduce en trabajos de calidad desde hace varios calendarios.

“Toda la vida he sido así, siempre he tenido esa alegría y esa energía. He aprendido a alejar el miedo del juego y disfrutarlo, dando siempre lo mejor de mí”, aseguró el diestro de 29 años a Sport Web Publicidad, su agencia de medios.

Por su manera extrovertida y divertida de manifestarse, el valenciano se ha convertido en una influencia en los camerinos, condición que aprovecha positivamente. Desde el momento en que se sube el autobús con unas cornetas sonando a todo volumen al ritmo del “dembow” o de la salsa, hasta cada video que graba entre compañeros de equipo, disfraces, estadios y hoteles para compartir en Instagram y Facebook, las alegrías están a flor de piel.

“Me gusta contagiar la alegría en el equipo”, señala Néstor. “Es importante mantener a los muchachos unidos y he visto buenos resultados gracias a eso. No soy un pelotero egoísta, no pienso en que las cosas me salgan bien a mí nada más; quiero que todos se sientan contentos y que haya buena comunicación. Somos un equipo y tenemos que estar unidos”.

Pero no hay que confundirse. Tanta diversión no ha contrarrestado el trabajo de Néstor Molina en el plano deportivo. Si no puede ser por percepción propia y directa, es cuestión de que compañeros de equipo y personal de sus equipos lo aseguren: él es uno de los jugadores que más trabaja, lo que llama al primer plano una faceta de este lanzador que no debe pasar inadvertida: el profesionalismo.

Molina fue prospecto de los Medias Blancas de Chicago hace un lustro, antes de que los problemas físicos le cambiaran el destino. Casi siempre como relevista, tuvo una proyección tan interesante que su inscripción en el roster de 40 era menester, augurando un arribo a las mayores que no debía tomar mucho tiempo de la mano del entonces manager, Robin Ventura. Antes estuvo con los Azulejos de Toronto –con quienes firmó como profesional en 2005— y nunca decepcionó en las menores.

El carabobeño se hizo abridor a tiempo completo y está agradecido por lo logrado en su carrera, sin resentimientos ni frustraciones por lo que pudo ser y no fue. Disfruta de lo que más le gusta hacer, sonriendo ante los triunfos y dejando pasar las derrotas como simples lecciones que forman parte del juego.

“Dios me ha dado todo lo que necesito. De uno o dos años para acá he aprendido a aceptar todas las cosas que se me presentan en el camino”, sentenció. “Yo no he jugado en las ligas mayores, tal vez no me tocaba, pero me siento feliz como un grandeliga y con las cualidades de un grandeliga. Creo que estoy capacitado para lanzar en cualquier béisbol”.

Néstor Molina es humor, bailes y mucho trabajo. Su actitud positiva es el mejor legado en cada clubhouse donde se uniforma. Con 2.63 de efectividad tras cuatro aperturas en 2018, ¿quién dice que repetir el Pitcher del Año en México es una utopía?

No hay enemigo que detenga al “Superman sin capa”.

Crédito foto: Prensa Tecolotes.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment