Enfermeras venezolanas cumplen más de 15 días en protesta legítima para exigir salarios justos.

Prensa. Voluntad Popular.
Más 15 días de protestas continuas en todo el país, las enfermeras venezolanas salieron a las calles para seguir exigiendo mejoras salariales y las garantías necesarias para cumplir con su labor. En esta oportunidad, la dirigente de Voluntad Popular y diputada a la Asamblea Nacional de Venezuela, Manuela Bolívar, acompañó a las profesionales de la salud en el Hospital Doctor Luis Salazar Domínguez, adscrito al Instituto Venezolano de Seguro Social (Ivss), en Guarenas, estado Miranda, desde donde denunció además, las precarias condiciones en las cuales se encuentra el ambulatorio.

“Hoy  nos encontramos apoyando la protesta de las enfermeras que por tercera semana consecutiva piden mejoras salariales, pero, adicional a eso, denunciamos la situación de este centro que no cuenta ni con algodón, ni con alcohol, ni con  inyectadoras. Incluso, este centro hospitalario huele a heces, porque no tienen ni desinfectantes ni agua para poder limpiar. Este es un filial pagado por los empleados públicos de todo el país, pero que aun así no funciona. Incluso, en este ambulatorio, ponen a tres parturientas en una sola cama porque no tienen más espacio. Hoy hay un paro técnico, y es porque éste y todos hospitales en el país dejaron de funcionar”.

A juicio de Bolívar, la corrupción del régimen de Nicolás Maduro es la causa principal del colapso en el sistema de salud venezolano y de la grave emergencia humanitaria en el país. Una vez más, instó al Ejecutivo que permita la entrada de alimentos y medicinas a través de un canal humanitario.

“Hoy el colapso económico es inminente. Rechazan la ayuda internacional y la cooperación por una ideología loca que tiene a los venezolanos cercados entre la vida y la muerte. Negarles a los venezolanos el acceso a medicinas y alimentos es negar la vida a cientos de personas. El derecho a la salud es constitucional, humano y no se le niega a nadie. Hoy estamos desde Guarenas, acompañando a todas las enfermeras del país que se mantienen reclamando dignidad y respeto”.

Por su parte, la enfermera Daneisy Díaz, cuestionó el hecho de que Maduro aprobara aumentos salariales a otros ministerios sin atender el clamor de los trabajadores del sector salud, el cual es considerado el más importante del país. Asimismo, denunció que las enfermeras de Ivss no reciben otro tipo de beneficios sociales a parte de su sueldo base. 

“Cobrar 500 mil bolívares es una humillación; además no tenemos ningún beneficio, porque ni la caja de comida nos ha llegado. Un uniforme pasa los 10 millones y los zapatos pasan los 30 millones de bolívares, y con nuestro sueldo ni un kilo de sal podemos comprar. Entonces, exigimos nuestros beneficios y nuestro sueldo digno. No somos esclavos, somos profesionales que nos preparamos para ejercer este servicio. No hay nadie que salga por nosotros, porque ni el sindicato de trabajadores nos ayuda. Nos dieron un bono de 20 millones, pero no hacemos nada con eso. Nosotros no queremos bonos, queremos un salario digno para sobrevivir”.

Finalmente, la ciudadana María Pacheco denunció que su hijo Alfredo Alejandro Lobo, de 20 años de edad, se mantiene convaleciente en su casa por no poder ser atendido en ningún hospital a los que ha sido trasladado durante los últimos días.

“Mi hijo está en la casa con una fractura de fémur y una bala alojada en su cuerpo. Ahorita le hicimos un examen de sangre que costó más de dos millones de bolívares. Le pido al Presidente: mi hijo se está muriendo en mi casa. ¡Haga algo!.  Hemos ido al hospital de El Llanito y al Pérez Carreño, en donde nos quieren ayudar, pero para eso el paro tiene que cesar. Hemos ido a todos los hospitales y todos están paralizados.  Yo hago responsable a Maduro  de lo que le pase a mi hijo. Nosotros, los ciudadanos tenemos derecho a la salud”, expresó.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment