Consecomercio llama a asambleas de trabajadores y comerciantes este martes #21Ago.

Prensa. Efecto Cocuyo.
La presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), María Carolina Uzcátegui, llamó al sector comercial y sus trabajadores a reunirse en asambleas este martes 21 de agosto, para definir cómo enfrentar entre todos el aumento salarial anunciado el pasado viernes por el presidente Nicolás Maduro.

Para la representante gremial que el Gobierno lleve el salario mínimo de 5 millones de bolívares actuales a 180 millones de bolívares o 1.800 bolívares soberanos es una ” medida que es totalmente incoherente con la realidad que actualmente está viviendo el país“, dijo a Efecto Cocuyo este domingo 19 de agosto.

Uzcátegui pidió a empleadores y trabajadores reunirse en sus puestos de trabajo dentro de 48 horas, para que entre los dos sectores alcancen acuerdos que definan cómo podrán asumir estos costos planteados, con un aumento salarial que será 35 veces mayor al actual.

“Las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y en nuestra propia Constitución se establece que los acuerdos salariales deben ser discutidos entre trabajadores, empleadores y gobierno, pero una sola parte unilateral no debe tomar las decisiones”.

Esto lo sostuvo al criticar el anuncio de Maduro de anclar los precios de los salarios al petro y definir en 0,5 petros el monto a pagar mensualmente por las empresas privadas y las instituciones públicas del país.

Fustigó la medida del Ejecutivo de asumir por 90 días el pago de la nómina de la pequeña y mediana industria venezolana, porque primero deja por fuera a los prestadores de servicios más pequeños como los agricultores, a ganadores, incluso a quienes tienen una secretaria en un consultorio u oficina y a los profesionales de libre ejercicio.

Para Uzcátegui es imposible que el Gobierno pueda asumir los costos de 18 millones de trabajadores en Venezuela, sin generar más dinero inorgánico como el que produce hasta la fecha y es uno de los principales responsables de la hiperinflación que vive el país desde el último trimestre de 2017, con lo cual su plan de déficit fiscal cero es inaplicable.

Recordó que debido a esto, las caídas de las ventas por la pérdida del poder adquisitivo de los venezolanos “no nos permite pagar salarios”, y ahora será aún más difícil poder hacerlo sin lograr un consenso de trabajadores y empleadores.

Venezolanos pagarán más
Afirmó que con la reforma tributaria que pretende aumentar a 16 % el Impuesto al Valor Agregado, pagos semanales del Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras, “el Gobierno trata de compensar el desastre que ha cometido con la economía nacional, sacándole el dinero de los bolsillos de los venezolanos“.

Se preguntó cómo con una producción petrolera venida a menos se podrá cancelar el incremento salarial y de paso de dónde sacarán las divisas para el nuevo tipo de cambio que pasará de 248 mil bolívares a 6 millones de bolívares.

A su juicio al quitarle más dinero a los venezolanos por la vía impositiva no va a aumentar la capacidad de compra, porque lo que se necesita es incrementar la producción y trabajar de la mano con el sector privado.

Economía no está dolarizada
Uzcátegui refutó la tesis de la dolarización de la economía nacional como justifica Maduro y su gabinete económico, porque si bien es cierto que el 90 % de las divisas que adquiere el sector comercio lo hace a través del dólar negro porque el modelo cambiario del Gobierno no funciona, no es verdad que los precios estén dolarizados en Venezuela.

“Si la economía venezolana estuviera dolarizada un cartón de huevos no costaría 6 millones de bolívares sino hasta 30 millones de bolívares, un kilo de carne no se compraría por dos dólares y los venezolanos no podrían ni siquiera sobrevivir con un dólar o menos al mes que es lo que ganan actualmente”, explicó.

“Las medidas no benefician a nadie, con excepción del Gobierno. El aumento de la gasolina incrementará toda la estructura de costos de la cadena productiva y allí el Gobierno si se ha detenido. Todavía no anunciaron ese aumento y lo han postergado  sin definir a dónde van a llegar”, recordó.

Como todavía esos decretos no se publican en la Gaceta Oficial, Uzcátegui se preguntó que pasará con el bono de alimentación, si será o no derogado y de ser así, que pasará con las empresas que se habían activado en ese ramo para ofrecer tal servicio. “Son otras más que se van a sumar a la larga lista de empresas con las que el Gobierno acaba de un plumazo”.

Para Consecomercio hay angustia en los trabajadores
Analizó el panorama después de los anuncios y dijo que los trabajadores no ven alegría ni regocijo, sino angustia y más interrogantes, porque saben que las empresas no están en condiciones de asumir los salarios a ese costo fijado por Maduro.

“Somos el último eslabón de la cadena, lo más cercano a la gente. Este aumento salarial no ha logrado que la gente sonría, sino que la ha angustiado más. El costo por cada trabajador con este incremento salarial se eleva por encima de los 3 millardos al año, es una carga importante para cualquier empresa”, mencionó.

Ante el llamado paro el próximo 21 de agosto como llamaron los partidos La Causa R, Voluntad Popular y Primero Justicia, Uzcátegui insistió en proponer asambleas de trabajadores y dueños de empresas y comercios.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment