Esposa de López Obrador se niega a ser la primera dama de México.

Prensa. Mundo Hispánico.
“No seré primera dama de México”. Así de clara se mostró en redes sociales Beatriz Gutiérrez Müller tras la victoria de su esposo, Andrés Manuel López Obrador, suprimiendo de esta manera una figura que hasta hoy ha acompañado a los presidentes mexicanos. Aunque la primera dama en México es un cargo protocolario sin funciones ni responsabilidades concretas, tradicionalmente la esposa del primer mandatario ha presidido el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Este organismo asistencial fue fundado en 1977 por Carmen Romano, esposa del presidente José López Portillo (1976-1982), para fortalecer el bienestar de los niños y ancianos mexicanos. De acuerdo con Ximena Mata, investigadora de la consultoría Integralia, la figura de la primera dama mexicana “busca imitar el rol que ejercen las esposas de los presidentes de Estados Unidos”, aunque explicó que “no hay ningún fundamento legal o norma que hable del papel que debe tener” en México.

Esta experta señaló, además, que la presidencia del Consejo Consultivo del DIF es un “cargo honorario” designado por el presidente de México y que las primeras damas no tienen responsabilidad en la gestión rutinaria de este organismo. La crítica de Beatríz Gutiérrez Muller a la figura de la primera dama fue un poco sentimentaloide y con lugares comunes. Pero es muy valiosa ante una institución ya anacrónica que hasta ahora las esposas de candidatos o gobernantes no habían cuestionado.
Pero Gutiérrez ha decidido desvincularse plenamente de esta institución, que dejará de depender de la presidencia de la república para integrarse completamente en la Secretaría de Salud, según ella misma anunció. “El DIF, esa noble área de gobierno, pasará al sector salud y les aseguro que quien lo dirija será una persona de gran capacidad”, avanzó Gutiérrez, quien aseveró que no será “presidenta honoraria del DIF ni de ninguna otra institución pública federal, estatal o municipal”.

Ximena Mata sostuvo que la decisión de Gutiérrez no implica reformar el DIF, sino aplicar la ley al pie de la letra, puesto que el Consejo Consultivo debería ser elegido por la Secretaría de Salud, aunque en la práctica lo designe el presidente. La esposa del próximo mandatario aseguró que quiere “servir a México en todo lo que pueda”, pero su prioridad pasa por seguir siendo profesora universitaria, investigadora y escritora.

Gutiérrez, nacida en Ciudad de México en 1969, estudió comunicación y se doctoró en literatura, ha escrito varias novelas y libros académicos, y trabajó como reportera para varios medios de comunicación. “Tenemos que comenzar a pensar y actuar diferente; pongamos fin a la idea de la primera dama porque en México no queremos que haya mujeres de primera ni de segunda”, exclamó entre aplausos del público durante un acto electoral de López Obrador celebrado el pasado mayo.

En el mismo evento declaró que “el poder presidencial no debe ser de una familia o de un matrimonio”, y aseveró que “decir primera dama es algo clasista”. “Quiero ser la esposa de un presidente que haga grandes cosas por México y apoyarle, pero sería imperdonable que me convirtiera en algo que no he sido y en algo que critico”, sentenció.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment