Fue el "Barón de la droga" más grande de EEUU: ahora revela quiénes eran sus clientes y socios del poder.

Prensa. Infobae.
Dinero, mujeres, poder… Con apenas 20 años, y un futuro promisorio, Jorge Luis Valdés se encontró con una vida que jamás había imaginado. Ni siquiera en el momento más duro de su infancia, cuando de un día para el otro dejó Cuba, en pleno inicio de la Revolución, en busca del "sueño americano". O por lo menos eso le había prometido su madre.

Su primer momento "cataclísmico", tal como él lo definió, fue cuando casi al pie del avión, las autoridades cubanas no le permitieron viajar a su madre. Ese niño que dejaba atrás toda una vida acomodada en la isla asumió la responsabilidad de cuidar de sus dos hermanos menores.

La vida no le fue fácil en Miami. Pero después de mucho sacrificio, logró estudiar contabilidad en la Universidad de Miami y llegar a ser uno de los empleados más jóvenes en la Banca Federal de Estados Unidos. Muchos lo veían como un diamante en bruto. Tenía inteligencia, poder de voluntad y superación. "Para mí el significado que iba a tener mi vida era cuando yo fuera a ser alguien", le contó Valdés a Infobae, durante su reciente gira a la Argentina para presentar su libro "Cerebro narco".

Un día como cualquier otro, en la Universidad, se convertiría en un antes y un después en su vida. Lo que primero comenzó como una propuesta laboral, luego terminó siendo el camino que llevó al cubano a convertirse en el mayor narcotraficante de ese entonces, fines de la década de los 70. Conocido como el "Barón de la droga", llego a ganar, con apenas 20 años, hasta tres millones de dólares por mes: "Estamos hablando de 50 a 60 millones de dólares, a día de hoy".

A continuación, Valdés relata cómo fue dejar Cuba para comenzar una aventura desconocida, su vida en Miami, y cómo terminó siendo el responsable del 95% de la cocaína que ingresaba a Estados Unidos. -Me gustaría comenzar por sus primeros años en Cuba, su infancia. ¿Cómo se da su exilio y cómo fue desarrollando su vida en Estados Unidos?

-Mi vida la veo en tres momentos cataclísmicos, que definen mi vida y me vuelven la persona que llegué a ser. Yo viví una juventud en Cuba, eran los principios de la Revolución… yo nací en el 57, la Revolución comenzó en el 59. Mi madre era muy católica, mi padre un empresario muy importante, un hombre muy rico. Nosotros íbamos al colegio, y empieza la doctrina comunista, donde Fidel empieza a enseñar a los niños que Dios no existía. Sin embargo, en mi casa mi madre nos decía "Dios es todo". Ella aplicó en el 62 para salir de Cuba, nos dieron la salida en el 66.

Cuando estábamos en el aeropuerto, yo tenía 10 años, mi hermano 9 y mi hermana 3, de pronto dicen que mi madre no puede venir. En esos tiempos en Cuba la madre era el núcleo de la casa. Entonces mi madre se queda, y cuando le dice que no puede venir, mi papá dice "yo no voy". Él nunca se quiso ir, nunca pensó que la Revolución lo iba a afectar. Era un hombre de 40 años muy rico y venir a Estados Unidos, sin un centavo, sin hablar el idioma, y con tres niños, para él era una pesadilla. Entonces mi madre viene y me coge la mano. Yo no sabía qué estaba pasando. Me coge la mano y me dice: "Mijo, lleva a tus hermanos a Estados Unidos, algún día yo te veré".

Entonces yo es como su hubiese estado en coma… Mi mundo radicalmente cambia ese día. Mi padre cuando nos vio subir al avión entonces vino con nosotros. Fuimos a vivir a una casa pequeña, un apartamento en Miami. Éramos 11 con un solo baño. Teníamos que apuntar por la mañana quién iba a usar el baño porque todo el mundo tenía que ir al colegio y trabajar. Y de pronto sin tener suficiente dinero para comer. Entonces, en ese primer cambio cataclísmico de mi vida, Dios no existe.

Porque si la manera en la que vamos a venir a vivir a Estados Unidos, esto es lo que Dios tiene para nosotros, entonces Fidel estaba correcto y mi mamá estaba loca. Y así vivo por muchos años de mi vida. Pero bajo esos principios grandes de mi padre, que venía de pobreza y me decía: "Mijo, sacrifica, trabaja duro, y saldrás adelante". Entonces yo me dediqué a estudiar, a trabajar desde los diez años y a los 17 años fui el empleado más joven de la Banca Federal americana.

Entré a la Universidad de Miami a los 17 años, el primero en mi clase… Y mi vida era muy bien organizada. No usaba drogas… yo digo que todo el alcohol que había consumido con 25 años de edad no pasaba una taza de café. Mi vida era solamente ir a la Banca ocho horas, y estudiaba de noche tiempo completo. Me iba a graduar a los 20 años de edad, iba a entrar al colegio de Leyes, iba a ser abogado, y antes de los 30 iba a ser millonario. Esa era mi vida: trabajar, luchar y trabajar.
Reportaje completo ir a;
https://www.infobae.com/america/america-latina/2018/09/07/jorge-luis-valdes-fue-el-baron-de-la-droga-mas-grande-del-mundo-ahora-revela-quienes-eran-sus-clientes-y-socios-del-poder-en-estados-unidos/
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment